La mirada, la expresión más importante de la belleza y la estética

Si hiciéramos una clasificación de todo aquello que nos preocupa, seguro que en las primeras posiciones encontraríamos un aspecto como el cuidado de nuestro cuerpo, el interés por mantenernos bellos y ser capaces, de este modo, de captar la atención de los demás. Es natural entre los seres vivos. Desde luego, no cabe la menor duda de que hay que cuidar de nuestro cuerpo si queremos hacer que las personas que conforman nuestro entorno se fijen en nosotros o nosotras. Es algo que debemos tener bien claro si queremos que se refuerce nuestra imagen.

Hay muchas maneras de cuidar de nuestro cuerpo. Mucha gente piensa que, para conseguir llamar la atención, lo mejor es apostar por nuestros abdominales en el caso de los hombres y potenciar nuestras curvas en el caso de las mujeres. Pero hay algo que es mucho más importante que estas dos cuestiones para cualquier ser humano, con indeferencia de cuál sea su sexo: la cara. Es lo primero en lo que se fija todo el mundo cuando nos ve o cuando nos conoce. Si nuestra cara llama la atención de la gente, tenemos mucho pero que mucho ganado.

Un reportaje del portal web BBC News hablaba acerca de por qué estamos tan obsesionados con vernos bien. Y es que, según un estudio que tenía en cuenta la opinión de los brasileños, el 61% de ellos consideraba clave verse bien físicamente para tener éxito social. Aunque nos hemos referido a las personas de una sola nacionalidad, lo cierto es que este pensamiento se extrapola a todo el mundo. A los españoles también nos pasa. Y a los suecos. Vivimos en la sociedad de la imagen y somos perfectamente conscientes de que, si no la cuidamos, la sociedad nos señalará sin piedad.

Hay una tendencia de pensamiento que indica que las mujeres se preocupan más por este tipo de cuestiones que los hombres. Pero la realidad es más bien la contraria. Según apunta una noticia publicada en la página web Trendencias, los hombres se preocupan por su belleza de la misma manera que las mujeres, lo que deja claro que la imagen personal es algo que todo el mundo tiene en cuenta y que valoramos en una gran medida. Y es que no es para menos. Es clave para garantizar, como hemos dicho, el éxito social, pero también el profesional.

Conocemos la importancia de estar cómodos con nuestra imagen personal, pero no todo el mundo puede disfrutar de ella. Es precisamente por eso por lo que son muchas las personas que, después de intentarlo muchas veces y no conseguirlo, intentan contactar con algún experto en estética para cumplir con sus propósitos. Es así como nos lo cuentan los profesionales de Estética Ocular, quienes nos han confirmado que es todo lo que respecta a la corrección de defectos en los ojos lo que más preocupa a la gente de cara a potenciar su imagen física personal.

El poder de la mirada

Hablábamos antes de que la apuesta por nuestra cara es, muchas veces, una elección bastante mejor que luchar por conseguir esos abdominales y curvas que vemos que tienen los famosos. Pues bien, si centramos el tiro un poco más, podremos decir que es la mirada lo más importante. Cuando conocemos a una persona, lo primero que hacemos es mirar a sus ojos para buscar esa confianza que estamos intentando conseguir. Desde luego, actuar de esta manera es correcto y el secreto, muchas veces, de hacer una mayor cantidad de contactos y amigos. Y ya se sabe: cuantos más de estos, mejor.

Es por eso por lo que el poder de la mirada es algo real y que vale mucho. Además, entre personas que ya se conocen, la mirada habla y nos podemos decir muchas cosas con ella. Por eso, es importante que la cuidemos y que le dediquemos el tiempo que sea necesario. Ni que decir tiene que unos ojos bonitos y un entorno ocular cuidado puede ser clave a la hora de enamorar a la persona a la que queremos y con la que nos gustaría tener, por qué no, una aventura.

Está calro que tenemos que luchar por mantener cuidada la totalidad de nuestro cuerpo y que basta con un pequeño problema en un pie para que no nos sintamos cómodos ni física ni estéticamente. Pero sí que es verdad que hay que establecer ciertas prioridades porque hay asuntos que valen más que otros, sobre todo desde el punto de vista estético. Por eso, los ojos y la mirada son aspectos de los que nunca nos podremos olvidar y a los que hay que colocar en el máximo escalafón posible. Y, si todavía no lo habéis hecho, ya sabéis cuál debe ser vuestro próximo paso. 

¿Qué son las encías retraídas y qué las causa?

Se denomina recesión de las encías a la pérdida o desgaste del tejido gingival que rodea los dientes en la línea de las encías de la boca, de tal forma que parte de la corona de una pieza dental o de su raíz queda expuesta y por tanto al descubierto, lo que ocasiona en la gran mayoría de los casos un aumento de la sensibilidad dental. 

La recesión de las encías es una de las patologías y consultas más comunes en una clínica dental, estimándose que afecta a un 50 % de la población con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años, y no solo por su aspecto estético sino también porque afecta directamente a la salud de nuestros dientes. 

Son múltiples y variados los factores que se suelen señalar como causantes o provocadores de la retracción de las encías, así entre estos los más comúnmente aceptados son los siguientes:

  • Cepillado dental muy agresivo. La utilización de cepillos dentales muy duros, el empleo de una fuerza excesiva o un cepillado de forma incorrecta puede causar que el tejido que rodea el diente se destruya gradualmente provocando su recesión, por lo que se hace necesario realizar un cepillado dental de forma correcta y con el cepillo adecuado. 
  • Enfermedades periodontales. Es una de las principales causas de recesión de las encías. Las infecciones de origen bacteriano como la gingivitis o la periodontitis son motivo de alarma para la salud dental de una persona, ya que la acumulación de bacterias ocasiona que las encías se hagan más pequeñas formando bolsas que pueden llegar a infectarse, dañando no solo a las encías sino al hueso que sostiene el diente y que lo mantiene en su lugar, provocando que el diente se afloje y se suelte, y con ello se produzca la tan temida perdida de piezas dentales.
  • Mala higiene bucal. La falta del hábito de un buen cepillado después de cada comida favorece la aparición de la placa bacteriana, la cual se acumula, se endurece y puede llegar a convertirse en un depósito duro conocido como sarro, que solamente puede eliminarse mediante una limpieza dental profesional. En este sentido, si vosotros sufrís de este problema, nosotros os recomendamos que os pongáis en manos del doctor Lázaro Caravaca Bongiovani, especialista en odontología general, estética, periodoncia-microbiologia oral y preventiva de la clínica dental Clínica dental Mesiodens, quien te marcará las pautas para una correcta higiene bucal, a la vez que analiza, estudia y asesora a cada uno de sus pacientes, de forma individual y personal para encontrar el mejor tratamiento para cada necesidad personal.
  • Genética. Hay estudios que demuestran que algunas personas pueden tener una cierta predisposición a padecer las enfermedades de las encías.
  • La edad. La presencia y recesión de las encías aumenta con la edad, por lo que está directamente relacionada con el envejecimiento.
  • Traumatismo y/o la colocación de piercings. Un fuerte golpe o un rozamiento continuo de las encías, puede llegar a irritarlas, inflamarlas y provocar que esta se desgaste y se retraiga.
  • Dientes torcidos, una mordida desalineada o el bruxismo. Pueden provocar que se ejerza demasiada fuerza o presión sobre las encías provocando que estas se retraigan. 

Los principales síntomas que ocasiona la retracción de las encías son:

  • Hipersensibilidad al frio o al calor. Cuando el diente pierde su cubierta protectora de esmalte permite que el calor o el frio de los alimentos lleguen a los nervios del interior del diente.
  • Aparición de caries en la raíz del diente.
  • Pérdida progresiva de la encía y del hueso, por lo que en algunos casos puede conllevar la pérdida del diente.  

El mejor tratamiento contra la recesión de encías es la prevención, pero si a pesar de ello nuestras encías sufren una importante retracción es importante conocer que no se pueden regenerar por sí mismas, por lo que el especialista nos aconsejará el mejor tratamiento posible que pueden variar entre reducción de bolsas, raspado y alisado radicular, estiramiento de la encía, injerto de tejido blando, etc.

La sensibilidad dental

Se trata de un dolor breve pero tan intenso que nos paraliza durante unos segundos y que se produce por un contraste térmico provocado por la ingesta de una bebida o comida muy fría o caliente o al ingerir sustancias demasiado dulces o ácidas.  

El tratamiento dependerá de la causa que haya originado la sensibilidad y puede variar entre:

  • Una pasta de dientes desensibilizante, que bloquee la sensación del nervio. 
  • Un injerto quirúrgico en la encía.
  • Utilización de un gel de fluoruro.
  • Colocación de una corona.

Consejos básicos para cuidar los implantes dentales

La implantología dental es un tratamiento muy utilizado que permite reemplazar piezas dentales perdidas o dañadas por otras artificiales. Es un tratamiento que se suele realizar por estética, pero también por salud para poder masticar de una manera cómoda. 

No obstante, es necesario señalar que este tratamiento no finaliza con la colocación de las nuevas piezas dentales, sino que se trata de un tratamiento dental que hay que cuidar como si se tratase de la dentadura natural o todavía más si cabe. Por el contrario, si no se siguen las indicaciones establecidas por los especialistas los implantes se pueden deteriorar o incluso pueden generar otros problemas más graves. 

Y como es muy importante cuidar los implantes dentales en este artículo hemos realizado una pequeña guía básica con los consejos básicos para cuidarlos. Por lo que si tienes implantes dentales o vas a tenerlos próximamente este artículo te interesa. 

· La higiene bucodental sigue siendo importante 

La higiene bucodental sigue siendo muy importante con los implantes dentales. Hay que tener también una estricta rutina de higiene. Así se deben cepillar los dientes al menos tres veces al día, aunque sería mejor hacerlo después de cada comida. Además se debería utilizar hilo dental para poder eliminar restos de comida y suciedad que se suelen almacenar entre los implantes y en las prótesis. Tampoco se debería descuidar la lengua, ya que en esta zona se suelen acumular muchas bacterias y suciedad.  

· La alimentación es clave debe ser sana y equilibrada 

Llevar una alimentación saludable es importante para muchos aspectos de la vida. Pero si tienes implantes dentales deberías cuidarla al máximo y es que una buena alimentación también influye en los implantes dentales, especialmente en su estado. 

Pero no solo basta con una cuidada alimentación. Si llevas implantes dentales deberías tener especial cuidado con algunos alimentos que pueden ser perjudiciales para las piezas de los implantes. “Es aconsejable que los pacientes con implantes dentales eviten algunos alimentos. Así no deberían comer alimentos muy duros porque pueden dañar los implantes. También deberían limitar la ingesta de alimentos demasiado azucarados o ácidos si no quieren que los implantes sufran consecuencias negativas. Lo mejor es seguir una dieta sana y equilibrada evitando este tipo de comidas”, explican desde la Clínica Gabel Dental

· Hay que eliminar los malos vicios como el tabaco 

Por supuesto, los pacientes con implantes deberían eliminar sus vicios malos como son el consumo de tabaco o de alcohol. Y es que este tipo de vicios son muy perjudiciales para la salud en general, pero también para las piezas dentales, tanto naturales como artificiales. El consumo de este tipo de productos puede dañar los implantes y generar que se tengan que renovar en el mejor de los casos. Porque hay que señalar que según los expertos está demostrado que los fumadores tienen mayores posibilidades de perder hueso alrededor de los implantes. 

Otros vicios que habría que evitar serían también morderse las uñas o el hábito de hacer chirriar los dientes. 

· Hay que tener cuidado con algunos medicamentos

Con este consejo es importante que hables con tu especialista. Normalmente tu dentista de confianza te habrá preguntado con anterioridad qué medicamentos sueles tomar. Y es que algunos medicamentos suelen producir alteraciones en la integración de los implantes por lo que si los pacientes los toman hay que estar más pendiente y programar revisiones con mayor asiduidad. Por ello es muy importante que informes bien a tu dentista de confianza y le indiques todos los medicamentos y pastillas que tienes que tomar. 

Además sobre el consumo de medicamentos los especialistas suelen aconsejar solo hacer uso por ejemplo de analségicos cuando sea necesario porque el consumo excesivo puede alterar los implantes. 

· Es fundamental acudir a revisiones periódicas con los especialistas 

Los implantes dentales son un tratamiento que requiere de revisiones periódicas con el dentista para asegurar que no hay complicaciones y que el tratamiento está funcionando. Por ello es importante que acudas a las revisiones fijadas por tu profesional de confianza. Al principio las visitas médicas suelen ser más habituales, aunque si llevas ya bastante tiempo con implantes deberías visitar a tu dentista al menos dos veces al año como medida de prevención para cuidar tu salud bucodental. 

Estos son los principales consejos que hay que seguir para cuidar los implantes dentales. Sin embargo, puede que tu dentista te haya recomendado algunas indicaciones extra o que varíen con este artículo. En ese caso haz siempre caso a tu profesional de confianza, ya que te dará consejos personalizados en función de tus necesidades concretas.