Los 5 mejores regalos para San Valentín

San Valentín es la fecha más romántica del calendario. A pesar de que el 14 de febrero sea un día concebido por muchos como una estrategia de marketing comercial sigue siendo una fecha en la que nunca está de más demostrar el amor a la pareja con un bonito detalle o un pequeño obsequio. Porque sí el amor hay que demostrarlo día a día, no solo el 14 de febrero. Pero a todo el mundo nos gusta recibir un pequeño detalle en este día porque significa que la persona que lo entrega ha pensado en nosotros. 

Por ello en este artículo hemos recogido  algunas ideas de regalo con las que sorprender a tu pareja. Son unos regalos que además pueden gustar a todo el mundo y hay opciones para todos los presupuestos. Porque lo importante es el detalle, no importa si es barato o caro. 

· Un ramo de flores, un detalle muy romántico 

Cuando pensamos en San Valentín a todo el mundo nos vienen a la mente corazones, bombones y flores. Puede que sea por el cine y la televisión porque siempre que aparece este día en cualquier serie o película los protagonistas regalan estas cosas. 

Pero que sea típico no significa que no sea bonito recibir cualquiera de estos detalles. Así que nuestra primera idea de regalo para San Valentín es un ramo de flores. Si sabéis cuál es la flor que más gusta a vuestra pareja lo tenéis muy fácil, pero sino podéis optar por el tradicional ramo de rosas rojas o pedir consejo en la floristería. También os podéis guiar por el significado de las flores, por ejemplo, las rosas simbolizan el amor y la pasión, las orquídeas la sensualidad, mientras que el tulipán se dice que simboliza el amor perfecto. Pero más allá de la simbología de las flores es el detalle del ramo, que a pesar de que sea efímero se pueden secar las flores para recordar ese detalle. 

También podéis hacer que el ramo de flores se lo entreguen en casa, o incluso en el trabajo para sorprender a vuestra pareja todavía más. Y no os olvidéis de poner una nota bonita para que vuestra pareja lea la carta al recibir el ramo. 

· Una joya, un regalo que nunca defrauda 

Otro regalo que nunca defrauda para el 14 de febrero o cualquier fecha especial es una joya. “Las joyas son el regalo perfecto, tanto para mujeres como para hombres. Para mujer se puede optar por un collar o gargantilla o unos pendientes, son las mejores opciones. Pero también por una pulsera, un anillo o un reloj. Para hombres están en tendencia las pulseras y el regalo seguro siempre es un buen reloj”, indican desde Joyería Lorena

Como explican desde Joyería Lorena esas piezas son aciertos seguros. Por supuesto, existen joyas muy caras, pero también piezas de gran calidad por un módico precio. Dependerá de vuestro presupuesto y cuánto estéis dispuestos a pagar por la joya. Pero siempre una joya es un regalo que nunca defrauda. Además es un regalo que guardará con mucho cariño, se lo podrá poner y las joyas son muy duraderas. Por lo que en ningún caso será un dinero tirado a la basura, sino una inversión duradera. 

· Un cuadro con algunas fotos en pareja para rememorar bonitos recuerdos 

Una idea de regalo muy bonita que seguro que a vuestra pareja le encantará es un cuadro con algunas de vuestras fotos en pareja. Además, es un regalo muy económico porque tan solo os tendréis que gastar un poco de dinero imprimiendo las fotos y comprando el marco, que los hay de diferentes precios, en función del tamaño, los materiales y la calidad del mismo. Pero es un regalo realmente económico. 

La idea es imprimir algunas de vuestras fotos en pareja de viajes, selfies o bonitos recuerdos. Unas fotos para enmarcar en un portaretratos o en un marco de fotos tipo collage. También existen muchas tiendas online en las que podéis hacer un collage e imprimir en un lienzo o en un póster, listo para colgar. 

En cualquier caso, será un detalle precioso que a vuestra pareja le encantará y podrá colgar en su habitación o en vuestra casa como decoración. Cada vez que vea las fotos podrá rememorar esos recuerdos.  

· Una cena romántica 

Una cena romántica es el plan perfecto para San Valentín. Además puedes sorprender a tu pareja con una cena de muchas maneras diferentes, desde reservando en vuestro restaurante favorito o en ese que siempre decís que queréis probar, también puedes optar por cocinar en casa una rica cena o pedir para llevar y degustar en vuestro hogar. Si optas por los planes caseros no te olvides de decorar la mesa con unas cuantas velas. 

Esta idea es un plan muy sencillo pero que a cualquier persona le gusta. Porque no hay nada más bonito que pasar tiempo juntos. Además, hay muchas personas a las que se les conquista a través del paladar. Así que ya sabes, sorprende este San Valentín a tu pareja con una cena romántica. Y oye también puedes tener un pequeño obsequio y entregar tras la cena. 

· Un detalle personalizado 

Con un detalle personalizado nunca se falla. Existen multitud de opciones diferentes como una joya grabada con vuestros nombres o la fecha en la que os conocisteis, una ilustración de alguna de vuestras fotos o cualquier elemento textil con algún elemento que haga referencia a vuestro amor como un cojín con vuestras iniciales. La idea es que sea un detalle personalizado y único que refleje vuestro amor.  Estas son las 5 mejores ideas de regalo para San Valentín que os pueden servir de inspiración para tener un detalle con vuestra pareja en el día más romántico del año. Por supuesto, vosotros conocéis mejor los gustos de vuestra pareja y sabéis qué es lo que le gusta y lo que no. Pero estas ideas os pueden servir para acertar con un pequeño detalle y recordarle a vuestro ser querido vuestro amor el 14 de febrero. 

Marcas que se hicieron más conocidas que el producto

Alguna vez te has parado a pensar que las cosas no son lo que parece. Te explico. Muchas veces llamas a las cosas por un nombre que no es el verdadero. Te explico más. Seguro que alguna ocasión has dicho a tu compañero de clase que te pase el tippex. Pues bien, sabes que en ese momento estás pidiendo una marca y no un producto. Es algo así como pedir una Coca-Cola o un Cola Cao, todo eso son marcas, pero de tanto usar su nombre, se ha conseguido apropiar de lo que es el producto en sí.

En el mercado hay muchos ejemplos y algunos te van a sorprender. Comenzamos con el de un clínex. Es decir, un pañuelo desechable para sonarte los mocos. ¿Verdad? Pues que sepas que se trata de una marca. Esto es lo que se llama en marketing que lograron que sus nombres se impregnaran en la mente del consumidor, de tal manera que reemplazaron el nombre de un producto, como explican desde Empacke. “Hay que crear una imagen corporativa que transmite los valores de la empresa y del producto a nivel nacional e internacional. Un estilo de vida, una filosofía, una manera de hacer las cosas, una experiencia, una emoción. Hay que marcar la diferencia en el diseño de su imagen corporativa”, explican.

Aspirina

La verdad es que tenemos muchos ejemplos en el mercado, pero el de aspirina es, en mi opinión, el que se lleva la palma. Y es que todo el mundo ha pedido o se ha tomado una aspirina para el dolor de la cabeza. Incluso como remedio contra el infarto, pues bien, que sepas que te estás tomando ácido acetilsalicílico. Pero claro, eso nadie lo pide, incluso dudamos de saber pronunciarlo. Ni en su casa ni en las farmacias, todos piden una aspirina por lo cual esta marca se comió totalmente al producto médico. Por supuesto que todo esto se lo debemos a la marca alemana Bayer.

Rímel

Seguro que has escuchado siempre lo de ponerse rímel en las pestañas. Pues bien, todo se debe a Eugène Rimmel, que fue el inventor. Y fue el primero en comercializarla bajo su propio apellido. Chico listo este francés, que ya sabía la que se venía encima. Es muy común escuchar entre las mujeres se te corrió el rímel o préstame un rímel. Cuando realmente el nombre indicado es mascara de pestañas.

Pan Bimbo

Ahora me meto el chorizo en pan bimbo y listo. Pues bien, se dice pronto y se prepara antes, pero está claro que Pan Bimbo es una marca. Realmente te estás comiendo pan de molde. Lo más curioso es que muchas personas cogen en el supermercado un paquete de otro marca mientras tienen apuntando en el papel que tienen que comprar pan Bimbo.

Tupper

Mucho ojo también con esta palabra porque te puedes quedar de piedra. La comida que no sobra la metemos em tuppers, ¿verdad? Esos aparatos que tanto nos gustan para que nuestra madre nos dé con sus comidas más ricas. Pues bien, realmente su nombre tendría que ser recipientes herméticos para guardar comida, sobrantes o cualquier otro producto, pero el nombre también ya se heredó por generaciones. Y se debe a una empresa norteamericana. Madre mía eso sí que es tener visión comercial.

Frisbee

¿Has jugado al frisbee?  Pues has jugado a una marca. El frisbee, elemento básico del campus universitario o el día de playa,  fue registrado por el gigante de fabricación de juguetes Wham-O. El nombre deriva de la Frisbie Baking Company en Connecticut: la empresa vendía tartas en la Universidad de Yale. Tendriamos que llamarlo disco volador.

Google

Esto de llegar a ser más grande la marca que el producto también lo vivimos en la era digital. Lo voy a buscar en Google. Vale, pero tienes que saber que lo estás haciendo en una marca. Google no es un producto, ya que tendría que llamarse motor de búsqueda. Ahora bien, nadie puede frenar esto. Su gran crecimiento condujo inevitablemente a que su nombre se convirtiera en un verbo: googlear. Ahora mismo nadie se imagina buscando en un buscador que no sea Google, aunque es cierto que en el mercado hay muchos.

Uralita

La uralita fue un material que se puso muy de moda en los años 80 para recubrir los tejados. Ahora bien, la uralita es una marca. Bueno era, porque ya ha desaparecido, aunque muchas personas todavía lo siguen diciendo. Realmente estamos hablando de fibrocemento. Es un material utilizado en la construcción, constituido por un aglomerante reforzado con fibras orgánicas, minerales y fibras inorgánicas sintéticas.

Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más. Por ejemplo, Post It, Nintendo, Risistol,  jacuzzi, photosop, etc…Seguro que tú sabes muchos más.