Uso y tipos de gorros para el invierno

El gorro es una prenda que predomina en invierno. Su función es proteger del frío, aunque ha llegado una era en la que a veces se utiliza como complemento, sin importar su finalidad principal, la de abrigar. 

Los gorros ayudan a mantener la cabeza caliente, pero también otras partes del cuerpo como las orejas, que cuando hace mucho frío se ven afectadas.  Son un elemento de protección a la vez que estético. 

Más allá de ser un accesorio de moda, el gorro ayuda a preservar el calor corporal durante las épocas más frías del año. 

Importancia de utilizar un gorro en la temporada invernal

En la temporada invernal se pueden alcanzar temperaturas muy bajas y evitar el frío en la cabeza es posible gracias a los gorros. La cabeza es una parte vulnerable que además, tiene importancia para la regulación de la temperatura del cuerpo. Te preguntarás ¿por qué? y es que la capa de piel que la recubre es muy fina y  además la cantidad de tejido graso aislante es muy reducida.  

Por ello, se puede afirmar que el gorro tiene un papel importante para prevenir la pérdida de calor, tanto de la cabeza como del cuerpo en general. Tiene una función muy definida y es la protección contra el frío. Ayuda a prevenir patologías relacionadas con el frío. Nos referimos a la congelación y a las irritaciones cutáneas, sequedad en la piel, en los labios, etc. 

Por todos estos motivos, el gorro se ha convertido en una expresión de estilo durante el invierno. Existe una amplia variedad de diseños, colores y materiales. Por lo que permiten fusionar funcionalidad con la moda. 

Tipos de gorro

A la hora de utilizar gorro para resguardar la cabeza del frío que se da en invierno se pueden elegir entre diferentes tipos. También depende del uso que se le quiera dar más allá de proteger. Es decir, hay gorros apropiados para la práctica de esquí o snowboard, por ejemplo. 

Gorros de lana 

Los gorros de lana son los más utilizados en invierno. Fueron creados con esa finalidad, proteger la cabeza contra el frío. Destacan por su suavidad y comodidad. Gracias a estar fabricado de lana tiene una alta capacidad de aislante, por lo que son ideales para el invierno. Están disponibles en numerosos modelos, colores y estilos. 

Además de su capacidad térmica, los gorros de lana son ajustables. Por lo que se adaptan a la perfección a cada cabeza. Aunque actualmente se venden en diferentes tallas. Es un tipo de gorro muy utilizado, tanto es así que periódicos y especialistas hablan de cómo se debe poner para además de proteger, tener estilo. Aunque cabe destacar que como se muestra en la tienda de ropa urbana, Arísticos los gorros predominan en dicho estilo. 

Gorros de punto

Los gorros de punto pueden fabricarse con distintos materiales. Desde algodón hasta acrílico, lana, o una mezcla de ellos. El término de punto se utiliza para hacer referencia a la técnica de tejido utilizada. Se pueden usar diferentes puntos, como el punto bobo, el punto jersey o el punto elástico, entre otros.

Este tipo de gorros tienen características muy definidas: son suaves, cómodos y se adaptan a cualquier tamaño y tipo de cabeza. Además, son versátiles y se pueden emplear en muchos ambientes: en el día a día, para eventos elegantes, etc. 

Aquellos que están fabricados con lana aportan mayor protección.  Es más cálida que otros materiales y por tanto, más apropiada para temperaturas frías.

Gorros de béisbol

¿Habías pensado alguna vez que las gorras de béisbol también se utilizan en invierno? Pues la respuesta es que, efectivamente, ofrecen protección contra el frío. Su material hace que sea útil tanto frente al sol, como a la lluvia y el frío. 

Las gorras de béisbol destacan por su ligereza y transpirabilidad, por lo que se emplean en cualquier época del año. Su diseño es clásico, a la vez que cómodo, pero se fabrican con diversos diseños en cuanto a color, tipografía y dibujo.  

Las gorras de béisbol destinadas a la protección contra el frío, cuentan con un forro térmico en el interior para proporcionar el aislamiento y mantener así, la cabeza caliente. Algunas de ellas están fabricadas con materiales aislantes, como lana, fleece o materiales sintéticos que cumplen la función de retener el calor.

Gorros de pescador

Los gorros de pescador son versátiles a la vez que ligeros. Tienen un diseño clásico, que siempre se mantiene aunque se combina con colores, dibujos variados. Su estética y función hace que se utilice tanto en invierno como en verano. La diferencia entre ellos se encuentra en el material. 

Cuando se trata de un gorro de pescador para invierno, está hecho con materiales aislantes, como por ejemplo la lana u otro tipo de material sintético. Mientras que los de verano emplean materiales transpirables.

Gorros de esquí

Los gorros de esquí están diseñados específicamente para actividades de invierno que requieren estar a temperaturas bajas como por ejemplo el esquí o el snowboard. Estos gorros tienen un gran grosor y se distinguen por su calidez.

Sin los que mayor protección contra el frío y  viento ofrecen. Ya que están pensados para actividades que necesitan una alta protección.  Tiene un diseño principalmente  funcional, pero que combina con una estética deportiva. 

Elegir gorro

La elección del gorro para soportar las bajas temperaturas de invierno es una decisión personal. Depende del gusto de cada persona así como de su estilo. No obstante, si la función es la de protección, más allá del diseño, puedes fijarte en estos consejos para su elección: 

  • Clima: 

Los gorros de invierno evidentemente están pensados para proteger la cabeza contra el frío. A la hora de elegir hay que fijarse si su uso se extiende a una zona geográfica con clima frío o con clima templado. 

Si se trata de una zona donde hace un frío extremo y por tanto, la prioridad es la calidez es mejor decantarse por un abrigo con protección térmica y que sea grueso. En estos casos los materiales más recomendados, que son más aislantes y mantienen el calor es la lana. 

En cambio, si se trata de un lugar donde el clima es templado es posible elegir un gorro más  ligero. Ofreciendo aislamiento, no es necesario que sea de los más gruesos. Puedes elegir gorros que no proporcionan calor excesivo, porque la temperatura no lo requiere. 

  • Actividades al aire libre

Hay que tener en cuenta el uso que se le va a dar al gorro. Si la finalidad es utilizarlo para actividades al aire libre es fundamental que tenga transpiración. El sudor y el frío no son buenos amigos. En este caso los tejidos que permiten la transpiración son el algodón, principalmente o tejidos específicos. Este tipo de gorros con características particulares para la práctica de deporte, protege del frío y evita el exceso de sudoración. 

  • Estilo personal

Además de pensar en la funcionalidad y en los casos en los que se va a emplear el gorro, también hay que evaluar el estilo. El gorro es un accesorio que protege contra el frío pero también marca estilo y complementa la ropa. Ten en cuenta el estilo personal a la hora de elegir, primero por la forma, pero también por el color y diseño. Un gorro tiene que ser cómodo de llevar y a la vez, reflejar la identidad de cada uno. 

Consejos para garantizar la durabilidad de un gorro de invierno

La durabilidad de un gorro de invierno depende, además de la calidad del producto, del cuidado que da y del uso. No es lo mismo utilizar un gorro todos los días que de forma esporádica, aunque su cuidado sea impecable. No obstante, para garantizar una mayor durabilidad hay que prestar atención a lo siguiente: 

  • Limpieza 

El gorro es una prenda más de vestir y como tal tiene que lavarse regularmente y de la forma adecuada. 

La frecuencia de lavado depende del uso y del material. Por ejemplo, los gorros de lana deben lavarse con agua fría y a ser posible a mano. Mientras que otros materiales pueden lavarse en la lavadora. 

En cualquier caso, siempre hay que seguir las instrucciones del producto facilitadas en la etiqueta por el fabricante. Es recomendable evitar en la medida de lo posible el uso de productos químicos que puedan debilitar los componentes del gorro. 

  • Secado al aire libre

Lo mejor para el mantenimiento de un gorro de invierno es evitar el secado en la secadora. Debido a los materiales con los que se fabrica, en ocasiones, la secadora puede dañarlos y por tanto, repercutir en su función, además del tamaño.  

Por ello, siempre es mejor optar por el secado al aire libre. Es la manera de garantizar que la mantienen las fibras y en consecuencia, el gorro continua ajustándose a la cabeza, con su comodidad y función en orden. 

  • Almacenamiento

Para mantener el gorro en condiciones óptimas se debe guardar en un ambiente fresco y seco. Es necesario saber que la humedad afecta al olor. No solo eso, si afecta directamente al gorro éste puede sufrir deformaciones.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

¿Cuáles son las tendencias en zapatos para el verano?

Varios estudios científicos han comprobado que el calzado revela nuestra personalidad. Gracias a los zapatos puedes elevar el look y…

Tarot, un mundo esotérico en auge

El mundo esotérico está en completo auge desde unos años atrás hasta ahora. De hecho, cuando uno enciende la televisión…

Quesos sustentables, la tendencia ecológica de la industria láctea

Hoy  en día todas las industrias están avocadas a la tendencia ecologista, buscando alternativas de productos más amigables con el…
Scroll al inicio