Mantener tu hogar limpio es muy fácil si conoces los mejores trucos para hacerlo

Mantener la casa limpia es, en muchas ocasiones, una de las tareas más engorrosas a las que tenemos que dedicar nuestro día a día, de ahí que muchos de nosotros recurramos a los servicios de terceros para que este trabajo sea más llevadero.

Mantener la casa limpia es, en muchas ocasiones, una de las tareas más engorrosas a las que tenemos que dedicar nuestro día a día, de ahí que muchos de nosotros recurramos a los servicios de terceros para que este trabajo sea más llevadero.

Y es que a todos nos gusta llegar a casa y encontrarla limpia pero la realidad es que a pocos nos gusta hacer las tareas que se requieren para que la casa esté así. Por ello, la ayuda de asistentes o recurrir a los servicios de Servinet, empresa de limpieza Barbera del Vallés,  es cada día una opción más demandada por los ciudadanos para poder disfrutar de la limpieza de su hogar con la mayor de las comodidades. No obstante, si quieres saber cómo limpiar la casa adecuadamente toma nota de estos consejos porque es importante en primer lugar organizarse y tener en cuenta algunos aspectos clave como los que a continuación os presentamos:

  • Planifica antes de actuar. Antes de empezar con la limpieza de la casa, haz una relación de las cosas que hay que hacer, pensando con qué ayuda cuentas para quitar y limpiar cortinas pesadas y alfombras; lavar visillos; limpiar ventanas, retirar muebles y limpiar a fondo los rincones; aspirar paredes y techos; lavar mantas y edredones y guardarlos hasta el próximo otoño-invierno; limpiar y hacer el cambio de armarios… Una vez que hayas decidido las tareas que hay que hacer, planifícalas en un planning semanal para ir llevándolas a cabo en orden y paso a paso.
  • Revisa si quieres deshacerte de algunas cosas. Limpiar la casa en profundidad siempre ofrece la posibilidad de replantearte de qué cosas quieres desprenderte para ganar espacio o armonía. Revisa aquello que no usas o que crees que ya no te hace sentir bien porque crea desorden o perdió su utilidad y aprovecha este momento para venderlo o donarlo antes de comenzar a fondo con la limpieza.
  • Haz una lista con los utensilios y los productos de limpieza que necesitarás. Para ello, apunta todo lo que vayas a utilizar, como paños, bayetas, fregona, escoba, recogedor, aspiradora, plumero, escalera… y piensa qué tipo de productos vas a usar. En este sentido, si prefieres utilizar limpiadores naturales, el vinagre, el bicarbonato y el limón pueden ser tus grandes aliados.

Así, ahora que ya hemos dado los pasos previos para limpiar la casa a fondo de forma correcta, debemos tener en cuenta que es muy importante seguir un orden planificado con antelación, en el que se deben ir realizando las siguientes tareas:

  • Ventilar, el primer paso. Abre todas las ventanas y deja pasar la luz y el calor y cuenta con ellos como aliados para esta puesta a punto. La casa necesita respirar y oxigenarse y ésta es la gran oportunidad de concedérselo.
  • Limpiar techos y paredes de todas las habitaciones. El modo más fácil de hacerlo es con la ayuda del aspirador, plumero o un cepillo cubierto con un paño. Estos utensilios te permitirán retirar el polvo que se haya formado en estas zonas menos accesibles, atendiendo también a los rincones y a los zócalos.
  • Limpiar las ventanas. La mejor forma de hacerlo es con agua jabonosa y vinagre. Con ella, se repasan marcos y cristales que luego se secarán con bayetas especiales para cristal.
  • Limpiar las lámparas y bombillas. Para ello, observa primero que siempre estén apagadas. Para limpiarlas, basta con pasarles un plumero y después un paño húmedo. Si las lámparas son de cristal, como las de araña, la forma más adecuada de limpiarlas es con unos guantes de algodón humedecidos repasando cristal por cristal.
  • Acuérdate de los muebles. Para su limpieza es importante que tengas en cuenta cómo es su acabado (cera, barniz…) de esta forma sabrás qué producto es el más adecuado para limpiarlos, igualmente, recuerda que es necesario también limpiar la parte trasera y de debajo de cada mueble.
  • Limpiar adecuadamente los suelos. Aquí tendrás que observar también el tipo de material del que están hechos. Si son de madera o de mármol, una vez aspirados, se pasará una mopa llegando bien a los rincones y si hay manchas se limpiarán con un paño húmedo muy escurrido. Si los suelos son impermeabilizados, tan sólo se les pasará la fregona.
  • Por último, lavar cortinas, mantas, edredones, cojines y fundas en la lavadora.

Cómo limpiar la cocina y el baño

En la limpieza de la casa, tanto la cocina como el baño juegan un papel importante. La cocina también debe estar a punto para cocinar esas recetas que te harán disfrutar a ti y a tus invitados. Para ello, revisa tu despensa, ya que los alimentos con el calor se estropean con más facilidad y límpiala comenzando por el interior y después el exterior y todo ello sin olvidarnos de revisar los que tenemos en el fondo de la nevera, aunque ya sabemos que lo mejor es llevar un control sobre los alimentos en nuestro frigorífico, no está de más hacer una revisión, limpieza y mantenimiento a fondo periódica de nuestros electrodomésticos.

En el caso del baño, este debe ser tu spa particular, siempre recogido y agradable para encontrar en él la relajación y bienestar que necesitas. Para limpiarlo, ventila bien y revisa el interior de armarios y productos a medio utilizar. Recuerda que los productos de baño como cremas, geles, etc. también caducan. Limpia bien las esquinas, rincones y sanitarios, secándolo todo con ayuda de un paño.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Cambia la mentalidad de los españoles en lo que respecta a su hogar

Siempre que pensamos en la comodidad de un hogar, tenemos varias cosas en mente. Una de ellas, como seguramente ocurrirá…

Pintura o papel pintado: ventajas e inconvenientes

Cuando se va a decorar una habitación uno de los primeros pasos es elegir cómo van a ser las paredes.…

Trucos para ordenar las herramientas del jardín

Cuando tenemos jardines espaciosos o un muy pequeños, siempre se nos presentan dos dificultades: la primera es que al tener…