Los materiales biodegradables abren una vía interesante para pelear por el cuidado de la Tierra

Estamos ante uno de los momentos decisivos de la Historia desde el punto de vista del cuidado del medio ambiente. Nuestro planeta se ha degradado de un modo tremendo en los últimos años y eso nos ha obligado a tomar decisiones al respecto. Desde luego, no es para menos. Necesitábamos un cambio, sobre todo, en los hábitos de consumo y en los materiales que usábamos para cambiarlos. Y eso es precisamente lo que ha venido ocurriendo de un tiempo a esta parte. Estamos transformando muchas de nuestras acciones para conseguir un planeta mejor y, poco a poco, vamos dando pasos para ello.

Una de las necesidades más grandes pasaba por eliminar el plástico de un solo uso. Y esa es precisamente una de las acciones que se han venido implementando en los últimos años con legislaciones que, por ejemplo, han eliminado las bolsas de plástico de un solo uso en supermercados y demás empresas en las que eran habituales. Esta era una de las grandes necesidades que ya se han venido transformando. Aunque es un logro haberlo conseguido, no podemos quedarnos ahí: necesitamos seguir creciendo en otros ámbitos para darle a la Tierra una oportunidad para la supervivencia.

Una noticia publicada en el portal web de El Confidencial informaba de cuáles son los envases del futuro que estamos ya utilizando. Los envases que usamos ahora pesan menos, son más útiles para aquellas personas que los usan y están hechos con materiales reciclados. No en vano, los envases de las botellas de agua, de yogur o las mismísimas latas de aluminio pesan entre un 18% y un 21% menos. Desde luego, no cabe la menor duda de que esto está teniendo una incidencia muy positiva en lo que respecta al cuidado del entorno en el que el ser humano vive y busca ser feliz.

Hay un dato que pone de manifiesto que nos hemos empezado a tomar muy en serio todo lo que tiene que ver con el cuidado del medio ambiente. Es un dato publicado por la página web interempresas.net y que asegura que se está manteniendo una tendencia positiva en la industria de bioplásticos, una tendencia que se mantiene estable y que, desde luego, está haciendo posible que decrezca la degradación de nuestro entorno. Sin lugar a dudas, esta es una buena noticia que tenemos que prolongar por los siglos de los siglos. La calidad de nuestra vida depende de ello.

El plástico biodegradable se ha convertido en una alternativa ideal para luchar contra la degradación de nuestro medio ambiente y la escasez de recursos naturales que ha caracterizado a la Tierra en los últimos años. Los profesionales de Bioplásticos Alhambra han dado buena cuenta de ello, asegurándonos en una reunión reciente que son cada vez más las entidades que contactan con ellos con el fin de obtener bolsas de plástico biodegradable para dejar de lado el plástico de un solo uso. Proporcionar este tipo de materiales biodegradables es realmente útil para ganar la guerra a la degradación del planeta.

Todos y todas debemos implicarnos

La implicación por parte de todos los actores de la sociedad en este tema ha de ser real. A todos y todas nos afecta que nuestro entorno se haya degradado en los últimos años y tenemos en nuestra mano mejorar los registros que hasta ahora se han ido produciendo. Hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, empresas, instituciones públicas… Todo el mundo tiene cabida en una lucha como esta y no cabe duda de que debemos hacer todavía mucho para terminar de darle la vuelta a la tortilla y cambiar definitivamente las cosas.

Por suerte, todos y cada uno de esos grupos está contribuyendo de un modo importante a la mejora de la sostenibilidad de nuestro planeta, aunque solo sea por mejorar su imagen personal o institucional. El caso es que estamos dando pasos, algo que agradecemos y valoramos. Pero hay que tener en cuenta que tiene que aumentar la velocidad a la que nos implicamos, porque la Tierra está en una situación crítica y todavía tenemos mucho que mejorar para que salga de esa especie de UCI en la que lleva metida ya unas cuantas décadas. Y es que nos dimos cuenta tarde de la urgencia con la que debía ser intervenida.

Queda mucho por hacer y cualquier ayuda es poca. Precisamente por eso, se necesitan más manos y muchas más ideas. Esperamos que, dentro de muy poco, podamos decir que estamos operando a una mayor velocidad por nuestra Tierra y todo lo que está relacionado con su protección. Creemos que sería la mejor manera de agradecer todo lo que nos ha dado desde hace miles de años. Es lo mínimo que podemos hacer para saldar esa deuda que tenemos con ella.

 

 

 

Deja una respuesta