¿En qué casos es necesario aplicar la cirugía oral?

La cirugía oral es una rama de la odontología que se ocupa del diagnóstico y tratamiento quirúrgico de diversas enfermedades, lesiones y anomalías que afectan a los dientes, la boca, las mandíbulas y las estructuras faciales relacionadas. En términos generales, la cirugía oral abarca una amplia gama de procedimientos quirúrgicos que se realizan en el área de la cabeza y el cuello, con un enfoque particular en la cavidad oral.

Los procedimientos realizados en cirugía oral pueden variar desde extracciones dentales simples hasta cirugías más complejas, como la colocación de implantes dentales, la corrección de maloclusiones mediante cirugía ortognática, la extracción de quistes o tumores, la reparación de fracturas faciales y maxilofaciales, entre otros.

Los cirujanos orales son dentistas especializados que han completado formación adicional en cirugía oral y maxilofacial, lo que les permite realizar una amplia gama de procedimientos quirúrgicos en el área de la boca y la cara. Estos profesionales tienen un profundo conocimiento de la anatomía oral y facial, así como de las técnicas quirúrgicas necesarias para tratar una variedad de condiciones.

A continuación, te detallo qué tipo de cirugía se aplica en cada caso:

  1. Extracciones dentales complejas:
    • Muelas del juicio (terceros molares): estos dientes a menudo causan problemas debido a su posición en la parte posterior de la boca y su tendencia a impactarse o a erupcionar parcialmente, lo que puede causar dolor, inflamación de las encías e infecciones. La cirugía oral puede ser necesaria para extraer estas muelas cuando causan molestias o problemas de salud oral.
    • Dientes muy dañados: en algunos casos, un diente puede estar tan dañado por caries, fracturas u otras razones que no se puede salvar con tratamientos como empastes o endodoncias. En tales situaciones, los profesionales de Ortodoncia Gran Vía 51 afirman que la extracción quirúrgica del diente afectado puede ser la mejor opción para evitar complicaciones adicionales.
  2. Implantes dentales:
    • Los implantes dentales son una opción popular para reemplazar dientes perdidos, ya que ofrecen una solución duradera y natural que restaura la función masticatoria y la estética facial. La colocación de implantes dentales generalmente implica cirugía oral para insertar el implante en el hueso de la mandíbula o el maxilar, seguido de la colocación de una corona o prótesis dental sobre el implante una vez que ha cicatrizado adecuadamente.
  3. Cirugía ortognática:
    • La cirugía ortognática se realiza para corregir maloclusiones graves o problemas estructurales en la mandíbula y el maxilar, que pueden afectar a la función masticatoria, la respiración, el habla y la apariencia facial. Este tipo de cirugía puede ser necesaria en casos de prognatismo mandibular, retrognatia, mordida abierta, asimetría facial significativa, entre otros.
  4. Infecciones y abscesos:
    • Los abscesos dentales son acumulaciones de pus causadas por infecciones bacterianas en el tejido blando de los dientes o las encías. Cuando un absceso no se puede drenar adecuadamente con tratamientos no quirúrgicos como la prescripción de antibióticos, puede ser necesaria la cirugía oral para drenar el pus y eliminar el tejido infectado.
  5. Quistes y tumores:
    • Los quistes y tumores en la cavidad oral y las estructuras maxilofaciales pueden ser benignos o malignos. La cirugía oral se realiza para extirpar estos crecimientos anormales y para realizar biopsias para determinar su naturaleza y planificar el tratamiento adicional si es necesario.
  6. Lesiones traumáticas:
    • Las fracturas de los huesos faciales y maxilares pueden ocurrir como resultado de accidentes automovilísticos, caídas, lesiones deportivas u otros traumatismos faciales. Dependiendo de la gravedad de la lesión, puede ser necesario realizar cirugía oral para realinear y estabilizar los huesos fracturados mediante la colocación de placas, tornillos u otros dispositivos de fijación.
  7. Problemas periodontales avanzados:
    • La enfermedad periodontal avanzada puede causar pérdida de hueso y recesión de las encías, lo que puede requerir cirugía oral para eliminar el tejido infectado y regenerar el hueso perdido. Los procedimientos quirúrgicos periodontales también pueden incluir la eliminación de bolsas periodontales, la corrección de defectos de las encías y la cobertura de recesiones gingivales.
  8. Frenectomía:
    • Los frenillos bucales, tanto los labiales como los linguales, pueden ser demasiado cortos o gruesos, lo que puede causar problemas en la función oral, como dificultad para hablar, comer o mover la lengua correctamente. La cirugía oral se realiza para cortar o modificar estos frenillos y restaurar la función oral normal.
  9. Apicectomía:
    • La apicectomía es un procedimiento quirúrgico oral que se realiza cuando una infección persiste después de una endodoncia. Consiste en la extirpación de la punta de la raíz del diente y el tejido infectado circundante. Durante la apicectomía, se accede a la punta de la raíz a través de una pequeña incisión en la encía, se elimina el tejido infectado y se sella la punta de la raíz para prevenir futuras infecciones. Es un tratamiento efectivo para salvar dientes comprometidos por infecciones persistentes.
  10. Cirugía preprotésica:
    • La cirugía oral previa a la colocación de prótesis dentales busca optimizar la estructura bucal para una adaptación precisa de la prótesis. Esto conlleva procedimientos como extracciones dentales, corrección de tejido blando o duro, y levantamiento de seno maxilar para aumentar el volumen óseo en la mandíbula superior. Estas intervenciones garantizan una base sólida y estable para las prótesis, mejorando la estética y la funcionalidad del paciente con una rehabilitación oral completa.
Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones
Scroll al inicio