El disfraz, un elemento de utilidad para potenciar el ocio familiar en tiempos de pandemia

El ocio es, hoy más que nunca, la salvaguarda de muchas personas para hacer frente al día a día tan crudo al que nos tenemos que enfrentar. Desde luego, es evidente que trabajar en los tiempos que corren es un verdadero suplicio dada la incertidumbre que provoca la pandemia del coronavirus. Y, por otro lado, la cantidad de tiempo que pasamos en el hogar también nos puede llegar a agobiar. Teniendo en cuenta estas dos cosas, es evidente que el ocio juega un papel fundamental a la hora de conseguir algo de felicidad y de esperanza en nuestra vida. 

Hay muchas maneras de disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Durante la primera oleada de la pandemia, se hizo especialmente necesario disponer de los mejores catálogos de series para matar el tiempo. De hecho, en Netflix, HBO o Movistar Plus sabían que esta era una muy buena oportunidad para intentar conquistar a una cantidad mayor de público. Leer un libro también fue una opción de las que más se barajaron. Pero, según han ido pasando las semanas y los meses, se ha hecho evidente que necesitamos más maneras de disfrutar de nuestro tiempo libre. 

Ha sido gracias a ello como un elemento como lo es el disfraz ha ido ganando terreno, sobre todo en lo que tiene que ver con las familias con niños y niñas pequeñas. La suspensión de las clases en el mes de marzo obligó a muchos adultos a educar a sus hijos e hijas de una manera diferente a la habitual. Y son muchas las personas que, encontrándose en esta tesitura, han visto en el disfraz la mejor de las maneras para que los más pequeños adquieran un valor como la empatía, fundamental para su educación. Eso, desde luego, es clave a la hora de desarrollarse como persona. 

El confinamiento y las restricciones nos están obligando a cambiar muchas de nuestras maneras de ocio. Los españoles, que somos muy de salir y disfrutar de nuestra gente en entornos como los bares o restaurantes, nos hemos visto obligados a pasar más tiempo que nunca en nuestros domicilios por razones obvias. Y hemos visto en la posibilidad de disfrazarnos una manera de hacer más alegres y realmente aprovechables esos momentos, en especial entre familias que cuentan con niños y niñas pequeñas. Esto nos ha sido confirmado por parte de los profesionales de La Casa de los Disfraces, que nos han asegurado que las ventas de dicha entidad aumentaron casi un 200% entre los meses de marzo y diciembre en comparación al mismo periodo del año 2019.  

No cabe duda de que es realmente interesante apostar por este tipo de actividades para los niños. Una de las cuestiones que los maestros y maestras apuntan como imprescindible en la educación de los menores es que se desarrollen valores como la empatía, de la que ya os hemos hablado. Y ya hemos visto que esa es una de las cuestiones que se ven beneficiadas una vez que los más pequeños y pequeñas se disfrazan y salen de su visión habitual de la vida. 

Es evidente que disfrazarse no solo aporta ese tipo de asuntos. Es importante que los niños sean capaces de evadirse, en la medida de lo posible, de la situación que estamos padeciendo en los meses que vivimos. Que tengan la posibilidad de jugar es una de las maneras más eficientes de conseguirlo y hacer que tengan esa opción, que es importante sobre todo para que no tengan ningún problema relacionado con la depresión, el estrés o la ansiedad que provoca la pandemia que estamos sufriendo desde hace casi un año. 

Una actividad también recomendada para los mayores 

Ni que decir tiene que un asunto como el de disfrazarse también puede resultar de una tremenda utilidad para todas aquellas personas que han superado la infancia y la adolescencia. No cabe la menor duda de que hay que buscar todas las opciones que nos resulten viables para intentar conseguir que se recupere una relativa normalidad que nos permita sonreír y ser felices, al menos en parte. Desde luego, es clave que tengamos esa posibilidad. Puede ser la diferencia entre la felicidad y la desazón más absoluta. 

Además, los ya clásicos juegos de rol en vivo pueden ser una fantástica forma de pasar el día al aire libre realizando una actividad diferente. Según la empresa Eviltailors, vestimenta medieval, ahora que las restricciones en las diferentes comunidades se han relajado notablemente, se está notando un aumento de demanda en el sector que, en cierto modo, les está llevando esperanza para seguir adelante con esta afición que, en este caso, también es su medio de vida.

Hay que capear el temporal de la manera en que nos sea mejor. Sabemos que no es fácil en los momentos en los que nos encontramos, pero no cabe duda de que es posible y que mucha gente lo ha conseguido desde el principio de la pandemia. Existe un camino que funciona para tratar de conquistar la felicidad y, desde luego, ese camino pasa por disfrazarse. Para ello, no hace falta que sea Halloween ni Carnaval. Basta con buscarse cualquier excusa para ello. Seguro que no nos vamos a arrepentir lo más mínimo de ello.

Deja una respuesta