Consejos para evitar la caída del cabello

Cada vez es más común la pérdida del cabello en las mujeres. Un estudio realizado en 2015 comprobó que esta caída de pelo puede afectar a la autoestima, deprimir y obstaculizar las relaciones sociales.

Si tienes ese problema, es aconsejable conocer la causa y apostar por los tratamientos capilares para frenar la caída.

Existen más de cien tipos de alopecia, pero la que afecta principalmente a mujeres se denomina efluvio telógeno. “Supone una caída brusca y alarmante, pero es algo temporal. A los 2-3 meses vuelve a nacer cuando la causa se resuelve”, explica Cristina Serrano Falcón, especialista en dermatología médico quirúrgica y venereología y coordinadora del grupo de tricología de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV).

La otra más frecuente es la alopecia androgenética, de origen genético y hormonal.
Los profesionales de Medyglobal explican que hay una gran variedad de factores externos que intervienen y condicionan que el cabello crezca de una manera más o menos sana o abundante.

Antes de optar por un tratamiento específico se necesita un buen diagnóstico para saber que tenemos. El doctor Pedro Rodríguez, dermatólogo del equipo de la Unidad de Salud Capilar de la Mujer del Ruber Internacional Centro Médico Masó y de la Clínica Dermatológica Internacional, asegura que «un 30% de las mujeres tendrá algún tipo de alopecia a lo largo de su vida».

En 2011 se realizó un estudio a nivel internacional y el primer país con más casos de alopecia es la República Checa (42,79%) y en el segundo puesto se encuentra España (42,6%).

Causas de la caída del cabello

Las causas de la caída del cabello son:

Quimioterapia

La quimioterapia provoca la caída del pelo y así lo explica la Asociación Española Contra el Cáncer: «La caída del cabello es un efecto secundario frecuente del tratamiento quimioterápico. Se produce por la acción de los distintos fármacos sobre el folículo piloso provocando una destrucción del mismo y por tanto la pérdida del pelo».

Falta de hierro

Las mujeres con ausencia de hierro o que no tienen una alimentación saludable podrían sufrir esta caída del cabello y otros síntomas como: dificultad para concentrarse, piel pálida, debilidad, fatiga extrema, dolores de cabeza, manos y pies fríos.

Para tratar esta deficiencia se puede hacer un análisis de sangre y así diagnosticar la anemia. El tratamiento se basa en alimentos ricos en vitamina C, vitamina B6, pescado, cereales, cerdo y carne de res.

Problemas de tiroides

El tiroides se trata de una glándula que se encuentra en la base del cuello y produce la hormona tiroidea. Con el tiroide puedes notar ciertos cambios, como el de la pérdida del cabello.

Psoriasis o caspa

La psoriasis o la dermatitis seborreica provocan la pérdida del pelo. Si notas escamas amarillentas, manchas rojas en tu piel, inflamación o picazón, debes acudir al dermatólogo para realizar una biopsia o un cultivo.

Pérdida de peso

Un adelgazamiento rápido conduce a la pérdida del cabello, porque puede que te falte proteínas, vitaminas y nutrientes. La mejor opción es acudir a tu médico para realizar un análisis de sangre, aunque también puedes consultarlo con la nutricionista.

«Cuando se da una deficiencia de zinc, el crecimiento del pelo se enlentece y debilita y su aspecto empeora visiblemente. Es importante que en la dieta no falten frutos secos, leche y sus derivados, marisco y legumbres», explica Eva Pérez, miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas (CGCODN).

Estrés

El estrés también es otra causa de la alopecia, pero esa deficiencia desaparece cuando termina el episodio estresante.

Algunos peinados

No es recomendable llevar de forma frecuente extensiones, rastas, moños tirantes o coletas muy apretadas, porque puede provocar la alopecia de tracción, que se origina por la tirantez.

Las personas de etnia africana sufren este tipo de alopecia por los peinados con trenzas. Los síntomas son: dolor de cabeza, enrojecimiento e inflamación en el cuero cabelludo, descamación leve o moderada, pérdida de densidad en la primera línea de cabello, sentir una sensación de alivio cuando deshacemos la coleta, escozor o irritación en la piel.

Es aconsejable no utilizar rulos por la noche ni llevar de forma frecuente extensiones. Para evitar esta alopecia utiliza gomas gruesas y coleteros de tela.

Un cuidado excesivo

No debes abusar de planchas, lavados excesivos o secadores, porque provocan la ruptura y pérdida del pelo. Algunos tintes, lacas, gominas o champús que son muy fuertes no causan la caída del pelo, pero sí pueden producir fracturas en el tallo.

Después del parto

Después del parto algunas mujeres sufren una caída brusca del cabello, pero se suele recuperar prácticamente al 100%.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Comer sano es más sencillo de lo que imaginas.

Comer bien está convirtiéndose en un gran dolor de cabeza para la mayoría de las personas. Entre los precios de…

Un perfume único aporta un toque de belleza exclusivo

La personalización de los perfumes es una tendencia creciente que ha transformado la industria de la fragancia, brindando a los…

Lesiones producidas por el sedentarismo y su tratamiento mediante fisioterapia

En la era moderna, el sedentarismo se ha convertido en un problema de salud pública global, afectando a personas de…
Scroll al inicio