El disfraz, un elemento de utilidad para potenciar el ocio familiar en tiempos de pandemia

El ocio es, hoy más que nunca, la salvaguarda de muchas personas para hacer frente al día a día tan crudo al que nos tenemos que enfrentar. Desde luego, es evidente que trabajar en los tiempos que corren es un verdadero suplicio dada la incertidumbre que provoca la pandemia del coronavirus. Y, por otro lado, la cantidad de tiempo que pasamos en el hogar también nos puede llegar a agobiar. Teniendo en cuenta estas dos cosas, es evidente que el ocio juega un papel fundamental a la hora de conseguir algo de felicidad y de esperanza en nuestra vida. 

Hay muchas maneras de disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Durante la primera oleada de la pandemia, se hizo especialmente necesario disponer de los mejores catálogos de series para matar el tiempo. De hecho, en Netflix, HBO o Movistar Plus sabían que esta era una muy buena oportunidad para intentar conquistar a una cantidad mayor de público. Leer un libro también fue una opción de las que más se barajaron. Pero, según han ido pasando las semanas y los meses, se ha hecho evidente que necesitamos más maneras de disfrutar de nuestro tiempo libre. 

Ha sido gracias a ello como un elemento como lo es el disfraz ha ido ganando terreno, sobre todo en lo que tiene que ver con las familias con niños y niñas pequeñas. La suspensión de las clases en el mes de marzo obligó a muchos adultos a educar a sus hijos e hijas de una manera diferente a la habitual. Y son muchas las personas que, encontrándose en esta tesitura, han visto en el disfraz la mejor de las maneras para que los más pequeños adquieran un valor como la empatía, fundamental para su educación. Eso, desde luego, es clave a la hora de desarrollarse como persona. 

El confinamiento y las restricciones nos están obligando a cambiar muchas de nuestras maneras de ocio. Los españoles, que somos muy de salir y disfrutar de nuestra gente en entornos como los bares o restaurantes, nos hemos visto obligados a pasar más tiempo que nunca en nuestros domicilios por razones obvias. Y hemos visto en la posibilidad de disfrazarnos una manera de hacer más alegres y realmente aprovechables esos momentos, en especial entre familias que cuentan con niños y niñas pequeñas. Esto nos ha sido confirmado por parte de los profesionales de La Casa de los Disfraces, que nos han asegurado que las ventas de dicha entidad aumentaron casi un 200% entre los meses de marzo y diciembre en comparación al mismo periodo del año 2019.  

No cabe duda de que es realmente interesante apostar por este tipo de actividades para los niños. Una de las cuestiones que los maestros y maestras apuntan como imprescindible en la educación de los menores es que se desarrollen valores como la empatía, de la que ya os hemos hablado. Y ya hemos visto que esa es una de las cuestiones que se ven beneficiadas una vez que los más pequeños y pequeñas se disfrazan y salen de su visión habitual de la vida. 

Es evidente que disfrazarse no solo aporta ese tipo de asuntos. Es importante que los niños sean capaces de evadirse, en la medida de lo posible, de la situación que estamos padeciendo en los meses que vivimos. Que tengan la posibilidad de jugar es una de las maneras más eficientes de conseguirlo y hacer que tengan esa opción, que es importante sobre todo para que no tengan ningún problema relacionado con la depresión, el estrés o la ansiedad que provoca la pandemia que estamos sufriendo desde hace casi un año. 

Una actividad también recomendada para los mayores 

Ni que decir tiene que un asunto como el de disfrazarse también puede resultar de una tremenda utilidad para todas aquellas personas que han superado la infancia y la adolescencia. No cabe la menor duda de que hay que buscar todas las opciones que nos resulten viables para intentar conseguir que se recupere una relativa normalidad que nos permita sonreír y ser felices, al menos en parte. Desde luego, es clave que tengamos esa posibilidad. Puede ser la diferencia entre la felicidad y la desazón más absoluta. 

Hay que capear el temporal de la manera en que nos sea mejor. Sabemos que no es fácil en los momentos en los que nos encontramos, pero no cabe duda de que es posible y que mucha gente lo ha conseguido desde el principio de la pandemia. Existe un camino que funciona para tratar de conquistar la felicidad y, desde luego, ese camino pasa por disfrazarse. Para ello, no hace falta que sea Halloween ni Carnaval. Basta con buscarse cualquier excusa para ello. Seguro que no nos vamos a arrepentir lo más mínimo de ello.

Crece la apuesta por el deporte como medio para disfrutar de nuestro tiempo de ocio

La rutina que implica tener que madrugar para acudir a nuestro puesto de trabajo día a día es algo que nos cansa y mucho. Pasamos la semana esperando que llegue el viernes para poder descansar durante el fin de semana (el que pueda, claro). Y la verdad es que nos agota tanto física como mentalmente una situación como de la que estamos hablando. Asumámoslo: la inmensa mayoría de los seres humanos odia su trabajo, así que lo único que desea es salir de su oficina o de su tienda cuando llega la hora para poder practicar sus actividades de ocio preferidas.

No pasa nada por reconocerlo. Es lo más lógico que así sea. El trabajo, a más de la mayoría de las personas, nos proporciona ansiedad, estrés y hasta incluso depresión. Es precisamente por eso por lo que tenemos que saber acertar con el tipo de actividades que solemos hacer cuando, al fin, disponemos de algo de tiempo libre. No acertar con estas actividades no hará sino acrecentar todos los problemas que ya estemos arrastrando a causa del trabajo. Por eso, antes de empezar con un nuevo hobby, nos conviene sentarnos y pensar qué beneficios nos puede aportar y si existe alguna desventaja.

Hay un artículo muy interesante publicado en Comarcal CV que establece cuáles son los hábitos de ocio preferidos entre los ciudadanos y ciudadanas españolas. En él, se mencionan cinco actividades, que son las que os comentamos a continuación:

  • Ir a pasear es una actividad que, a causa de su 71% de incidencia entre la población, es la preferida entre los españoles.
  • Ver la televisión es la segunda de ellas. Podíamos deducir que iba a estar entre las más demandadas.
  • Escuchar música y leer, actividades bastante más sanas, cierran el podio.
  • Navegar por Internet, un hábito muy extendido sobre todo en personas menores de 60 años, se lleva la cuarta posición.
  • Ir de excursión se lleva la quinta plaza.

Después de mencionar esas cinco actividades, el artículo hace referencia a una sexta, que es de la que os vamos a hablar de aquí hasta el final de nuestro escrito. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del deporte.

Siempre se ha considerado que, en un país como el nuestro, hemos sido más vagos y vagas a la hora de practicar deporte y que ese era uno de los motivos, además de una mala alimentación, por los cuales existe un problema de calado como la obesidad entre nuestros ciudadanos y ciudadanas. Lo cierto es que esto está empezando a cambiar. Y lo pone en evidencia una noticia publicada en la página web del diario Expansión, donde se indica que el 48% de nuestros compatriotas realiza ejercicio de una manera frecuente, un porcentaje que ha subido un 7% con respecto a los datos que se manejaban en el año 2018. Se trata, sin lugar a dudas, de una de las mejores noticias que nos podían dar.

Que los españoles y las españolas estamos acostumbrándonos a la realización habitual de ejercicio físico no es algo que solo los medios de comunicación afirmen, sino que es un asunto del que también vienen hablando las tiendas especializadas en la venta de ropa deportiva. Hemos querido hablar con los dirigentes de Marians Sport y nos han confirmado esta tesitura. Nos ponen un ejemplo y es el de la venta de camisetas de fútbol, que ha crecido de una manera exponencial durante este último verano y que hace que el sector al completo mire al futuro con cierto optimismo. ¡No es para menos!

Una actividad ideal para todas las edades

Lo mejor del deporte es que se trata de una actividad que prácticamente todo el mundo puede realizar. Los niños y los jóvenes son, quizá, el grupo más interesado en este tipo de prácticas, pero los adultos y también los ancianos, dependiendo de sus características y siempre con sumo cuidado, pueden aprovecharse de los beneficios de algunas actividades físicas. De hecho, y como muestra de que todo es posible, cada día son más las personas que, a pesar de sufrir algún tipo de discapacidad, se muestran dispuestas a practicar un deporte.

Esperamos que esta fiebre por el deporte siga creciendo en nuestro país. Somos una nación que vive el deporte de una manera muy pasional. Nos encanta el fútbol, el baloncesto, el balonmano, el tenis… En todas esas disciplinas hemos visto triunfar a personas de nuestro país. Y esa es una de las mejores maneras de engancharse al deporte, pero ya no solo desde la televisión, sino desde un punto de vista físico. Los expertos en disciplinas deportivas diversas y los propios médicos lo recomiendan. ¿Y quienes somos nosotros para no escuchar sus recomendaciones? ¡Nosotros nos apuntamos a la práctica deportiva!

Abrir una tienda online: todo lo que debes saber

El comercio electrónico está al alza, lo que lleva a muchas personas a plantearse abrir una tienda online. Muchos empresarios tienen una tienda física y quieren vender sus productos o servicios a través de la red, para poder maximizar y diversificar las ventas. Pero cada vez son más las personas, que sin tener un establecimiento físico, quieren abrir una tienda online, bien para conseguir ingresos extra o como forma de ganarse la vida. 

Pues en este artículo vamos a hablar de todos los aspectos que hay que tener en cuenta para comenzar un negocio electrónico. Porque no es tan fácil como lo pintan. 

· Aspectos legales a tener en cuenta antes de nada 

Antes de plantearte abrir una tienda online debes saber que tienes que ser autónomo o empresa. Los expertos recomiendan apostar por una Sociedad Limitada (S.L) por la responsabilidad civil y que en el caso de deudas no se corresponde con el patrimonio de los socios. 

Pero este es el primer punto importante a tener en cuenta, no puedes abrir una tienda online sin ser autónomo o empresa. Por supuesto, también deberás atender otras cuestiones legales como que la página web de la tienda online debe cumplir la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales

· ¿Qué quieres vender?

Después, deberás tener claro qué es lo que quieres vender, ya sea un producto o servicio. Y deberías hacer un estudio de mercado antes de apostar a ciegas por la creación de la tienda. Vamos, analizar si existe mucha competencia, cuál es tu público objetivo, si existe demanda real de los productos o servicios que venderías. 

Este es uno de los pilares básicos a tener en cuenta antes de crear una empresa. Pero también en el caso de los comercios electrónicos, porque a pesar de que la inversión necesaria en muchos casos sea muy baja hay que estar seguros de que el negocio podría tener viabilidad. 

· ¿Dónde encuentro los productos para mi tienda online?

Si ya tienes claro qué es lo que quieres vender, puede que te hagas la siguiente pregunta ¿dónde encuentro los productos? O no, puede que seas un artesano o fabriques tú mismo los productos que quieres vender, en ese caso pasa al siguiente apartado. 

Sin embargo, si te haces esa pregunta sigue leyendo porque te vamos a dar las principales maneras para encontrar productos o artículos para tu tienda online. 

Una opción es comprar directamente al mayorista o a un distribuidor. Así podrás vender productos que ya cuentan con una reputación, al poder apostar por comprar marcas conocidas para tu tienda online. O si apuestas por marcas desconocidas, al menos, te evitarás el proceso de fabricación. El margen de ganancias puede ser bastante alto y la inversión suele ser baja. No obstante, hay que tener en cuenta que tú serás un intermediario y que puede que otras tiendas online ya estén vendiendo los mismos productos o que las propias marcas que tú tienes en catálogo cuenten con su propia tienda online. 

Otra opción es comprar productos de stock al por mayor a empresas especializadas. Para conocer mejor este concepto hemos hablado con la empresa Liquistocks, que nos ha contado cómo trabajan. “Somos una empresa de compra y venta de liquidaciones de stock al por mayor. Ofrecemos grandes lotes de productos a precios muy competitivos que conseguimos en subastas, embargos, cierres de empresas, juzgados mercantiles y liquidaciones concursales. Nuestros clientes son comerciantes, almacenistas, distribuidores y mayoristas”, indican desde Liquistocks. Por lo que apostar por este tipo de empresas puede ser una gran opción para conseguir grandes lotes de productos a un gran precio, lo que aumentará el porcentaje de ganancias. 

· Busca la diferenciación 

Hoy en día hay tiendas online de prácticamente cualquier cosa. Hay miles de tiendas online de moda, comercio electrónicos de productos y artículos de hogar, tiendas en las que se pueden comprar artículos para sectores especializados…. Y también las principales marcas, tiendas y supermercados tienen su propia tienda online. 

Si vas a comenzar desde cero, será bastante complicado competir con tiendas o marcas conocidas o que ya cuentan con años de actividad. Es por ello que es necesario buscar la diferenciación. Existen diferentes formas para diferenciarse de la competencia, las principales son a través del producto y del precio. Vamos, vender productos únicos que sean difíciles de encontrar en otros negocios o que los precios de tu comercio sean mucho más competitivos que los de la competencia. También puedes ofrecer ventajas especiales a tus clientes o labrar una buena imagen de marca, lo cual requiere bastante tiempo o esfuerzo. Pero en Internet quizá la forma de diferenciación más eficaz sea la del precio, porque si una persona está buscando comprar un artículo específico y quiere comprarlo por Internet, con una simple búsqueda en Google le aparecerán distintas tiendas donde puede adquirirlo. ¿Y cuál elegirá? Pues probablemente, o la más barata o si el precio es similar, la tienda que conozca o tenga mejor reputación. 

En cualquier caso, debes encontrar la forma de diferenciación de tu negocio online para poder captar clientes. 

· Creación de la tienda online 

Una vez creada la empresa, estudiado el mercado, teniendo claro qué es lo que ofreces y cómo lo quieres vender ya podrías crear la tienda online. Lo mejor es contratar a un experto que se encargará de crear la página web lo mejor posible y no suele ser caro, desde 500 euros ya puedes conseguir una tienda online muy básica. Aunque el precio estándar suele rondar los 800 euros o 1.000 euros para conseguir un comercio electrónico decente. Por supuesto, que si tienes los conocimientos necesarios para crear el portal puedes crearlo tú mismo y así te ahorrarás la mano de obra. 

En cualquier caso, tendrás que elegir un dominio, que se asocie a tu nombre de marca. Y contratar un servicio de hosting o alojamiento web. 

· Tendrás que buscar una empresa de mensajería o transporte 

Si vas a vender productos o artículos en tu comercio electrónico tendrás que buscar una empresa de mensajería o transporte con la que enviar los paquetes a los clientes. Es un aspecto muy importante, ya que si la empresa de transporte falla, repercutirá negativamente a tu tienda online. 

Deberías comparar precios y planes de las diferentes empresas de transporte que hay en España. Estudiar cómo podrías hacer las devoluciones o si te compensa que tus productos lleguen a Canarias y Baleares, o deberías poner un suplemento (ya que suele ser bastante más caro enviar a las islas paquetes). Hay que estudiar muchos aspectos para escoger la empresa de transporte que mejor se adapte a tus necesidades. 

· Métodos de pago y pasarela de pago

Otro aspecto muy importante para cualquier ecommerce son los métodos de pago que ofrece a los clientes para realizar las compras, así como la pasarela de pago. La mejor opción es estudiar los planes que dan las diferentes entidades bancarias y escoger la  pasarela de pago más económica, ya que los bancos por las transacciones se llevan una comisión. Además, también puedes ofrecer otros métodos de pago específicos para la red como son PayPal, Skrill, Payoneer o incluso por Bizum. 

· Campañas de publicidad online 

Para que tu tienda online llegue a mayor público sería conveniente, especialmente al principio, realizar campañas de publicidad online. Existen multitud de campañas diferentes, pero las principales acciones de marketing digital que deberías hacer son las siguientes.

· Presencia en redes sociales y anuncios en Facebook e Instagram. Es prácticamente imprescindible para un ecommerce tener presencia en las redes sociales para mostrar sus productos o servicios, llegar al mayor público posible y crear comunidad en la red. Y en las redes sociales también puedes realizar campañas de publicidad con las que con un presupuesto muy bajo podrás llegar a clientes potenciales, realmente interesados en tus productos. Y es que en los anuncios de redes se puede segmentar el público. Es decir, que si tienes una tienda online de ropa de bebé puedes hacer que tu anuncio le aparezca a mujeres que son madres. 

· Posicionamiento SEO: en tu página web deberías apostar por el posicionamiento SEO, es decir la optimización de la tienda en los motores búsqueda. Esto te permitirá que tu web aparezca en los principales resultados de búsqueda cuando los usuarios busquen palabras clave relacionadas con tu ecommerce.

· Campañas de email marketing: deberías crear campañas por correo electrónico para ocasiones especiales. Por ejemplo, en rebajas crear un email que enviarás a todos tus clientes (que hayan aceptado recibir información comercial previamente) mostrando los descuentos que ofreces. Las campañas de email marketing tienen muy buenos resultados y no deberías desaprovechar esta forma de conseguir ventas. 

Estas son las cuestiones básicas que hay que tener en cuenta en la creación de una tienda online. Por supuesto, en función de los productos o servicios que ofrezcas deberás atender cuestiones más específicas. Por ejemplo, si vendes vino o alcohol deberías poner un formulario de acceso a la web para que solo puedan entrar personas mayores de 18 años. Esto es tan solo un ejemplo que demuestra que en función del producto hay que tener en cuenta unas cuestiones particulares.