Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Estos son los consejos para tener unos dientes sanos en verano

Verano, la palabra mágica que todos tenemos en nuestra cabeza. Momento de desconectar de los jefes, del trabajo, del estrés, del colegio de nuestros hijos, incluso si les envías a un campamento también de ellos. Ahora bien, tanto nos relajamos que hay un aspecto de nuestro día a día que puede sufrir complicaciones. Se trata de la salud bucodental. Y es que, comemos muchas veces fuera, pasamos tiempo fuera de casa, estamos en hoteles, comemos y bebemos más de la cuenta…ante esto, hay que tomar medidas.

Verano, la palabra mágica que todos tenemos en nuestra cabeza. Momento de desconectar de los jefes, del trabajo, del estrés, del colegio de nuestros hijos, incluso si les envías a un campamento también de ellos. Ahora bien, tanto nos relajamos que hay un aspecto de nuestro día a día que puede sufrir complicaciones. Se trata de la salud bucodental. Y es que, comemos muchas veces fuera, pasamos tiempo fuera de casa, estamos en hoteles, comemos y bebemos más de la cuenta…ante esto, hay que tomar medidas.

Es cierto que durante el invierno cuidamos mucho más la boca al estar en casa, pero en verano, al igual que pasa con otras cosas como el peso o el cuidado del pelo, decidimos que hay que disfrutar. Sin embargo, la salud de los dientes es vital para el futuro, así que no podemos bajar la guardia. 

Unas medidas que nos recomiendan desde el Consejo de Dentistas para  evitar  que  la  salud  oral empeore durante el verano.

Lo primero es mantener una  buena hidratación. El primer signo de deshidratación es la sensación de  boca  seca. Para  contrarrestar la  pérdida  de  líquidos producida  por la sudoración, es necesario beber2 litros de agua al día.

Hay que seguir una  dieta  saludable: aunque  durante  estos  días  se  coma fuera de casa, y se come bastante mal, hay que  intentar alimentarse  de  una  forma  sana,  consumiendo fruta, verduras, pescados y  aceite  de  oliva,  evitando  los  alimentos  procesados  y  las  grasas. Además,  se  debe evitar el alcohol y el tabaco. Aunque ya sabemos que esto es casi una misión imposible.

Limitar el  consumo  de  alimentos y bebidas azucaradas: en  la  época  estival  se ingieren  más bebidas  carbonatadas, helados  y granizados. Estos alimentos elevan los niveles de ácidos que dañan el esmalte, favoreciendo la aparición de caries. Bebemos mucho que luego se queda en nuestros dientes.

Usar  protectores  bucales  si  se  realiza  deporte:  en  vacaciones es  cuando  más traumatismos  dentarios se  producen-tanto  en  niños  como  en  adultos-, debido a que se  practica más  ejercicio  físico al  aire  libre.

Es  recomendable  utilizar un  protector bucal si  se  realizan deportes  de  contacto. En  caso  de fractura  dental, hay  que conservar el  diente  en  suero  salino, agua o leche, y  acudir inmediatamente a  un dentista para poder llevar a cabo el tratamiento más adecuado.

Cuidados

Cuidar la higiene bucodental: aunque sea más complicado por el cambio de rutina, hay  que cepillarse los  dientes,  al  menos, 2 veces  al  día(durante 2 minutos cada vez) con  pasta  fluorada  y usar seda  o  cepillo  interdental  por  la  noche. Debido  a  que seguimos  en  pandemia  por Covid-19, es  imprescindible  cuidar  el  cepillo de  dientes, lavarse bien  las  manos  antes y  después de  usarlo, limpiarlo,  desinfectarlo, secarlo, mantenerlo  protegido  en su capuchón, no compartirlo y no almacenarlo junto a otros cepillos.

Proteger  los  labios. Hay  que proteger  los  labios  de los  efectos  del sol  con  un fotoprotector  adecuado  para  evitar  que  se  quemen,  al  igual  que  se protege  el  resto del cuerpo.

No descuidar los tratamientos. Por ejemplo si  se  utilizan las  férulas  de  descarga para  el bruxismo  o de ortodoncia,  se  deben  seguir  usando  las  horas  que  haya  recomendado el dentista

Aprovechar  para  visitar  al  dentista. Durante  el  invierno, se  tiene  menos  tiempo para ir al dentista.  Aprovechando  las vacaciones, se puede destinar una  hora para ir a  revisión. Un    buen    chequeo    general    para    toda    la    familia    evitará    dolores, complicaciones y gastos en un  futuro. Ya sabemos que muchos cierran, por lo cual tendrás que ajustar la agenda. Además, si te vas de vacaciones fuera de tu provincia, lo mejor es que tengas a mano número de teléfonos y direcciones de profesionales de confianza. Como has podido comprobar nunca se sabe cuando se te puede romper un diente, o de repente sufrir un dolor de muelas. Google es una buena forma de buscar a los mejores profesionales aunque también puedes preguntar a alguien que haya estado en ese sitio por si tiene alguno de confianza.

Estas son las recomendaciones más técnicas que nos dan los dentistas profesionales. Ahora bien, ya sabes que en tu cabeza está lo de mantener tu boca en forma. No te olvides de llevar un cepillo de dientes con pasta en el bolso. Así que ya sabes, verano es sinónimo de pasarlo bien, de disfrutar, de playa, de fiesta con los amigos, pero nunca tiene que serlo de descuidar el cuidado de nuestra boca y de los dientes. El verano es el mejor tiempo para lucir sonrisa.

 

Comparte este artículo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Últimas publicaciones

¿Qué se entiende por dolor orofacial?

El dolor orofacial o síndrome de disfunción de la articulación temporo-mandibular puede originarse en la musculatura mandibular y/o en la…

Los beneficios del ácido hialurónico para tu sonrisa

El paso del tiempo nos trae mucha experiencia, pero también las conocidas y tan temidas marcas de la edad, llamadas…

Las redes sociales apuestan por el cuidado bucal

A veces, no llegamos a comprender por qué se demonizan tanto las redes sociales. Es verdad que estamos hablando de…