Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Disfrazarse: una tradición que no hemos perdido ni siquiera durante la pandemia

Disfrutar de nuestro tiempo de ocio es la mejor manera de ser felices. Esto es algo que todos y todas damos por sabido y que consideramos básico para entender la vida moderna. Todo lo que hacemos, ya sea en materia laboral o personal, lo hacemos con el firme objetivo de conseguir una mejora económica que nos pueda proporcionar más ventajas o posibilidades para disfrutar de nuestro tiempo libre. Y, aunque muchas veces no es fácil ser feliz incluso estando fuera del trabajo, lo cierto es que podemos decir que hay mucha gente que sí lo es. Menos mal.

Disfrutar de nuestro tiempo de ocio es la mejor manera de ser felices. Esto es algo que todos y todas damos por sabido y que consideramos básico para entender la vida moderna. Todo lo que hacemos, ya sea en materia laboral o personal, lo hacemos con el firme objetivo de conseguir una mejora económica que nos pueda proporcionar más ventajas o posibilidades para disfrutar de nuestro tiempo libre. Y, aunque muchas veces no es fácil ser feliz incluso estando fuera del trabajo, lo cierto es que podemos decir que hay mucha gente que sí lo es. Menos mal.

Hay muchas maneras de ser feliz en esta vida. Y cada una variará en función de los gustos de cada cual. Pero sí que es cierto que hay maneras que parecen más compartidas a la hora de conseguir este objetivo. Una de ellas es la que tiene que ver con disfrazarse. Tanto es así que ya hay muchas personas que aprovechan cualquier excusa para hacerlo. No hace falta que sea Carnaval o Halloween. Prácticamente vale con que nos encontremos celebrando un cumpleaños. ¿No es genial? A muchas personas sí que se lo parece.

Una noticia que fue publicada en la página web oficial de El Español, en concreto perteneciente a su sección Crónica Global, indicaba cuáles son los motivos por los que se disfraza la gente. Se apunta en dicha noticia que, en un principio, se utilizaba el disfraz para pasar desapercibido entre la gente mientras se cometían todo tipo de desmadres. Con el paso de los años, hubo otros motivos por los cuales se empezó a disfrazar la gente: por miedo o por honor a los muertos. La verdad es que disfrazarse empezó a ser algo muy habitual antes incluso de que empezara a realizarse por una simple cuestión de ocio.

Otra página web, en este caso la de la RACE, indicaba algunos asuntos relativos a la tradición de los carnavales en un país como el nuestro. Lo que es evidente es que el origen de un asunto como este es algo que se remonta a muchos años atrás y que, desde luego, va a seguir siendo algo inherente a la propia cultura española durante muchos años más. Por algo tenemos algunos de los carnavales más representativos de todo el mundo (Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife o Cádiz, entre otros muchos).

Cada vez son más las personas que, con el fin de disfrutar de su tiempo de ocio, deciden disfrazarse. Ha sido una constante incluso durante los meses más duros de la pandemia. La gente ama disfrazarse en España y eso es algo que, a pesar de las circunstancias, no ha caído en el ostracismo según nos han indicado desde Ideal Fiestas. Además, es algo que se ha mantenido tanto en adultos como en niños. Desde luego, hablamos de una de las mejores maneras de garantizar nuestra felicidad incluso a pesar de las circunstancias tan excepcionales y tan extrañas que nos rodean.

Una manera de combatir las penas

Más allá de todo lo que tiene que ver con los beneficios sociales que tiene para los niños y niñas disfrazarse, esta es una de las mejores maneras de seguir manteniendo la felicidad y la alegría a pesar de que sigue sin haber muchos motivos para hacerlo. Estamos en un momento difícil y que, en efecto, requiere de nuestras mejores formas para combatir los problemas. Disfrazarse es un método que está recomendado por parte de todos los psicólogos y expertos en pedagogía para superar una situación tan difícil como la que venimos pasando.

Durante el Halloween del año pasado y el Carnaval de este año, que ya han estado caracterizados por la pandemia del coronavirus, hemos podido ver cómo ha habido muchas reuniones virtuales en las que personas de todo tipo se han seguido disfrazando. Esta es una de las mejores noticias que hemos podido recibir en los últimos meses, porque desde luego nos indica que el ser humano sigue buscando (y encontrando) maneras para disfrutar incluso en las peores circunstancias, circunstancias en las que nadie hubiera esperado encontrarse hasta hace tan solo unos meses.

Queda poco para que toda esta pesadilla desaparezca por siempre de nuestras vidas. Por suerte, hemos encontrado rápidamente una vacuna que ya está causando buenos efectos en nuestra sociedad. Por lo tanto, podemos asegurar que, de aquí a unos meses, serán prácticamente todas las personas las que estén vacunadas y que, por ende, estén a salvo de todo lo que tiene que ver con el virus. Es lo que estamos deseando: volver a salir, volver a disfrazarnos con los nuestros, pero sin la necesidad de que haya una pantalla delante. Sería la mejor de las noticias para todos y cada uno de nosotros.

Comparte este artículo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Últimas publicaciones

¿Se puede volver al pueblo?

En la televisión autonómica de Castilla y León existe un programa que se llama Me Vuelvo al Pueblo. Allí, una…

El disfraz, un elemento de utilidad para potenciar el ocio familiar en tiempos de pandemia

El ocio es, hoy más que nunca, la salvaguarda de muchas personas para hacer frente al día a día tan…

El oleoturismo sigue ganando presencia en nuestro país

Las tendencias en materia turística han cambiado a raíz de la llegada de la pandemia. Ya lo vimos durante el…