Dejemos atrás los dolores de espalda

Tienes dolores de espalda cada vez con mayor frecuencia, y a pesar de ir al gym de vez en cuando, a correr o hasta de visitar al fisio con más frecuencia de la que te gustaría, las molestias no dejan de aparecer. ¿Qué es lo que ocurre? Pues que seguramente tengas una mala higiene postural. Te pasas un montón de horas sentad@ trabajando delante de un ordenador, y lo haces muy mal. Y tú pensando que es el colchón, las bolsas de la compra o haberte saltado la clase de yoga. ¿Te sientes identificad@ con esta descripción? Entonces, continua leyendo, que este post, te interesará un montón.

Mala higiene postural. Principales molestias

Los dolores musculares, de espalda, de piernas o de cabeza, las molestias en todo el cuerpo tras un largo día, ¿a qué se deben? A que te sientas mal en el trabajo. Desde aquí, queremos darte algunos consejos para que corrijas tu higiene postural y acaben para siempre los dolores y molestias en músculos y huesos. Pero antes, vamos a ver cuáles son los principales fallos a la hora de sentarte en el trabajo que, tal y como nos explican desde Centro Avance, puede ser el origen de tus problemas..

Sentarse sin apoyar la espalda,  lo que provoca tensión y aparecen ciertas molestias como el típico lumbago o los dolores de cervicales. Esto es muy común en las personas que trabajan con un ordenador, que se echan hacia delante con la intención de ver mejor.

Sentarse en una silla de la oficina mal regulada. Hay que regular correctamente la altura de la silla, de lo contrario, se pueden sufrir dolores de espalda o de piernas. Lo aconsejable, es que la silla del trabajo debe estar a una altura óptima en la que podamos apoyar los pies en el suelo con las rodillas en ángulo de  90º. La parte delantera no debe estar inclinada hacia arriba, sino, las rodillas podrían dañarse y dificultar la circulación de la sangre. Los reposabrazos han de quedar la altura de la mesa, para que el antebrazo pueda quedar bien apoyado y puedan descansar los músculos.

Colocar mal la pantalla del ordenador. Lo correcto es que los ojos miren hacia la parte superior de la pantalla del ordenador, para no forzar el cuello y la espalda y evitar lesiones. Y otra cosa, el ordenador siempre tiene que estar en el centro, nunca de lado, sino también se produce tensión muscular al forzar la postura.

Cruzar las piernas es una de las posturas más cómodas, pero lo cierto es que no es nada sano, ya que todo el  peso recae sobre la cadera y al intentar equilibrar el peso, se produce una tensión muscular que puede provocar lesiones en la zona lumbar, dorsal y cervical.

La silla y la mesa de trabajo han de haber sido especialmente diseñadas para ese fin, y de calidad. Pero ¿Cómo encontrar una buena silla ergonómica?

  • Altura

La mayoría de asientos de una silla de oficina estándar tienen una altura de 44 a 57 centímetros. Los escritorios suelen tener una altura de 75 cms, recomendándose que cada asiento esté 20 o 25 centímetros por debajo, dependiendo de cada persona.

Tu silla debe ser con asiento regulable en altura de acuerdo con tu propia altura y más específicamente con la longitud de las piernas.

La altura adecuada del asiento asegurará que mantengas los pies planos en el suelo. Las rodillas deben doblarse en un ángulo de noventa grados cuando estés sentado en tu silla de oficina ergonómica.

  • Material

El material de la silla afecta a tu comodidad. Los tejidos polipiel o loneta son más fáciles de limpiar, pero la malla transpira más fácilmente.

El resto de tu silla de escritorio puede ser de metales y plásticos, siendo de vital importancia apostar por materiales certificados por la Unión Europea.

Todas nuestras sillas de oficina ergonómicas son fabricadas con materiales de primera calidad que nos aseguran ofrecerte la máxima calidad unida a diseños atractivos.

  • Asiento

Recuerda que estarás sentado en tu silla la mayor parte del día. Por lo tanto, debes asegurarse de que el cojín del asiento sea adecuado. La espuma de baja calidad no durará mucho, así que busca algo que no te moleste de inmediato cuando te sientes.

Es importante tener en cuenta que una silla sin el acolchado adecuado puede causar problemas en la espalda y las caderas.

  • Tamaño del asiento

Una de las características más importantes pero a menudo pasadas por alto de una buena silla de oficina tiene que ver con el tamaño del asiento. Si el asiento es demasiado largo, puede inclinarse hacia adelante. Esto puede tener impactos negativos en las vértebras lumbares

Si el asiento es demasiado corto, tus piernas no tendrán el soporte adecuado, lo que puede causar tensión.

Una buena regla general al medir el tamaño, es colocar de dos a cuatro dedos entre la rodilla y el borde del asiento. Si puedes meter los dedos en este espacio, estás ante un tamaño adecuado.

  • Ajustes

Especialmente si varias personas usarán tu silla de oficina, debes asegurarte de que todos los elementos de la silla sean ajustables. Esto incluye los reposabrazos, el asiento y el respaldo.

Una silla sin ajustes no es ergonómica en absoluto. Busca sillas que tengan múltiples opciones de ajuste para garantizar la comodidad constante.

  • Respaldo

Una buena silla de oficina debe apoyar tu columna vertebral de arriba a abajo. El dolor lumbar es una queja común entre los trabajadores de oficina sin asientos adecuados.

La parte baja de la espalda debe ajustarse cómodamente contra el soporte lumbar inferior de la silla, permitiendo que el oxígeno llegue a los músculos y el flujo sanguíneo al cerebro.

  • Reclinable

La mejor silla de oficina es a menudo la que también se reclina. Debes buscar una silla que tenga múltiples configuraciones reclinables con un mecanismo de bloqueo.

Las sillas reclinables te permiten sentarse frente a tu ordenador mientras alcanzas las teclas con buena visibilidad de la pantalla. Reclinarse también reduce la presión sobre la columna vertebral.

  • Apoyabrazos

Los reposabrazos brindan apoyo mientras se trabaja y descansa. Tus brazos deben apoyarse cómodamente sobre los reposabrazos para que tus antebrazos estén paralelos al suelo cuando estés escribiendo o usando el ratón del ordenador. Tus hombros también deben estar relajados.

Una vez más, los reposabrazos deben ser ajustables para que puedas encontrar la altura adecuada para tu cuerpo.

  • Precio

Por supuesto, la comodidad no lo es todo. Debes considerar tu presupuesto para que puedas encontrar algo adecuado al precio correcto.

Cómo sentarse correctamente

Lo aconsejable es sentarse sobre la parte anterior de los isquiones, y  de esta forma, la pelvis quedara bien posicionada y alineada a la columna. La mesa debe estar próxima a la silla para no tener que inclinarse hacia delante y su tamaño debe adaptarse a la estatura de cada persona, quedando la mesa está por debajo del esternón, a altura de las últimas costillas.

El  ordenador tiene que estar colocado enfrente de la persona con la parte superior de la pantalla a la altura de sus ojos, evitando acercarse a la pantalla demasiado y hacer extensión de cuello y llevar la cabeza hacia adelante, de lo contrario se pueden producir daños en los músculos, cefaleas y mareos.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Cómo empezar a buscar un tratamiento para una adicción

El camino hacia una vida libre de drogas puede ser largo y lleno de muchas decisiones difíciles. Uno de los…

El auge de la medicina alternativa

El mundo está cambiando, y con él todo lo que existe en su interior. Avanza la tecnología, surgen artistas por…

¿Por qué la primera visita al dentista es gratis?

Muchas clínicas dentales ofrecen la primera visita gratis. Puede parecer una operación de márquetin, una forma de atraer nuevos clientes,…