Las operaciones de cirugía estética más populares

Desde la estadística, los datos nos dicen que está creciendo el porcentaje de españoles que se hacen pequeños retoques a nivel estético. Lo cierto es que las operaciones estéticas cada vez tienen más éxito. Sorprende que en nuestro país, que tanta animadversión tenía hasta no hace demasiados años a la cirugía estética, haya aparecido este interés con tanta fortaleza.

Los expertos en este sentido dicen que el mayor volumen de operaciones acontecen una vez han finalizado las operaciones veraniegas. El que se vean en las vacaciones estivales cuerpos con una mejor proporción que el de nosotros mismos, hacen que broten esos complejos y la gente pase a apuntarse al gimnasio, comer de manera más saludable o ir al gimnasio. En muchas ocasiones son solo buenas intenciones, en otras algo más.

Los tratamientos estéticos más populares

Hay tratamientos para toda clase de gustos, incluso en muchos de ellos no es necesario ni pasar por una operación de tipo quirúrgico. Eso sí, la cirugía es el procedimiento que asegura una mayor efectividad. Está claro que cada cliente, como nos comentan desde la Clínica de Medicina Estética Doctora Rosa Bonal llega con unas necesidades y los centros se adaptan a las mismas.

Vamos ahora, sí, con las operaciones de cirugía estética que más demanda tienen:

Operación de aumento de pecho

Suelen costar de 4.500 euros a 7.000 euros, siendo de la operación que más le gusta a las mujeres, quizá porque su pecho más grande, está más de acuerdo a una mujer y bastante firme.

Lipoescultura

Sobre unos 2000 euros cuesta el poder quitarse esa grasa que nos sobra, la cual se puede usar una vez extraída para el relleno de las partes que lo precisen.

Blefaroplastia

Una cirugía en la zona de la cara que tiene una gran demanda, debido especialmente al gran efectivo a en cuanto a rejuvenecimiento que tienen. Por lo general se extrae el exceso de grasa  o hasta la piel y el músculo de cara a la corrección de la caída en los párpados, llegando a costar hasta 3.000 euros.

Rinoplastia

En esta operación el principal objetivo es el aumento o reducción del tamaño de la nariz, arreglar un tabique de desvío, corrección de problemas al respirar, etc. Los precios suelen estar sobre los 6.000 euros.

Lifting facial

Perfecto para quienes quieren parecer por siempre jóvenes, consistiendo una serie de incisiones, por lo general en el cuero cabelludo y por detrás de los lóbulos de las orejas. Su precio oscila entre los  4.000 y 6.000 euros.

Abdominoplastia

En este caso es la operación que más se demanda por todos los que sufren importantes cambios de peso, por lo que la piel se ha quedado descolgada, oscilando el precio de los 6.000 euros hasta los 10.000 euros. Gracias a ello, el abdomen es bastante más firme y plano.

Reducción de pecho

Pese a que multitud de mujeres las parece algo raro, el reducción de pecho, es otra de las operaciones de cirugía estética de lo más demandada, tanto por razones estéticos o por salud. Hay casos, donde las mujeres tienen un tamaño de pecho demasiado grande, lo que a veces causa unos complejos importantes y grandes molestias.

Todo esto se puede evitar con una intervención de carácter quirúrgico, lo que además va a ayudar a aliviar los dolores de espalda que provocan unas mamas tan grandes. El precio está sobre los 4.000 euros. Al final el resultado es que el pecho es bastante más proporcionado y las mujeres pasan a sentirse más cómoda y sana. Los precios son también es reducidos, sobre unos 2.000 euros.

Como curiosidad, se han incrementado de manera importante las operaciones o reducciones de glúteos, la denominada gluteoplastia. La realidad es que no se nace perfecto y el paso de los años hace que incluso nuestros defectos crezcan en muchos sentidos y si es posible, podemos de corregirlos, por lo que no debe extrañar que mucha gente tome este tipo de decisiones.

El futuro para este tipo de operaciones no puede ser más interesante, pues las técnicas son cada vez más efectivas y la sociedad cada vez ve con mejores ojos las mismas.  Eso sí, no hay que olvidar que en algunos casos hay personas que recurren demasiado a ellas y se puede perder naturalidad, especialmente cuando se hacen con centros que no tienen formación.

Desde aquí recomendamos este tipo de operaciones, pero siempre valorando muy bien el centro al que acudimos. De esta forma será más fácil evitar resultados que no respondan a lo esperado.

Diferencias entre jamón de bellota o ibérico

Las diferencias entre jamón ibérico de bellota o cebo existen y vamos a descubrirlas, pues como nos comentan desde Iberjagus.com, existen bastantes diferencias. La primera está entre la alimentación que recibe el cerdo ibérico en su momento de crianza.

No olvidemos que el jamón ibérico de bellota viene del cerdo que se ha alimentado de él en la crianza. El jamón ibérico de bellota proviene de cerdos que se han alimentado con hierbas y bellotas en la montanera hasta la matanza, mientras que en los de cebo se alimenta de pienso, cereales y leguminosas.

El jamón ibérico de bellota proviene de cerdos que han podido vivir en la dehesa alimentándose de manera natural, mientras que en el caso de los cerdos de los que proviene el jamón ibérico de cebo, no.

¿De qué forma se puedan apreciar las diferencia a la hora de comprarlos?

Lo primero que hay que saber es que existen ciertos rasgos en las patas de jamón ibéricos que pueden darnos unas útiles pistas para saber si hablamos de jamón ibérico de bellota o de cebo. Las patas de bellota son algo más alargadas, puesto que el cerdo ibérico puro tiene un esqueleto algo más fino y unas patas ligeramente más alargadas.

Debemos saber que la pezuña puede darnos también unas pistas, en las patas de bellota, lo que ocurra es que la pezuña está bastante más desgastada, porque camina y mucho en la dehesa.

Hay que tener en cuenta la forma, el color o la grasa del jamón antes de que se abra, dándonos información además sobre lo que adquirimos. No olvidemos que la textura de la grasa del jamón de bellota es de mayor suavidad y con solo tocar un dedo veremos cómo se hunde de forma leve. Por otra parte, si el jamón que examinamos es de un dorado de mayor intensidad, puede ser que se haya alimentado el cerdo con bellota a lo largo de su vida.

El precio de este jamón entre uno y otro es otra de las diferencias más importantes. El de bellota 100% ibérico es bastante más caro que si vamos al jamón de cebo, puesto que las características de un animal sobre otro son distintas y precisan de un mayor cuidado y trabajo. No olvidemos que lo que es la calidad que tiene la carne es bastante superior en el caso del de bellota, por lo que sube el precio, es evidente.

Diferencias de sabor cuando se come

Son diferencias bastante evidentes, pues en el caso del de bellota, tanto la propia alimentación como del ejercicio que hacen en sus paseos en las dehesas ayudan a que se infiltre la grasa en la carne, por lo que cuando se corta es posible ver unas vetas que tienen grasa que lo que hacen es dar ese plus de suavidad y de sabor.

Añadimos que también las propias características a nivel organoléptico que tiene el jamón ibérico de bellota son distintas, puesto que la famosa grasa que tiene este jamón viene de bellota que tienen una serie de características distintas a las del propio aceite de oliva.

Lo principal es que el jamón ibérico de bellota y el de cebo son unas opciones que merece la pena tenerlas en cuenta y donde solo lo que necesitemos en un momento dado pueden ser las que marquen las verdaderas diferencias.

En los dos casos, lo bueno es que su procedencia es del cerdo ibérico, por lo que seguro nos podemos asegurar un jamón de elevada calidad y que tiene un sabor realmente delicioso.

Las diferencias de precio suelen ser evidentes, pero es que tampoco es lo mismo todo el gasto que se hace en uno que en otro. Los dos tipos se cuidan con mucho mimo, pero uno necesita ese trato “extra” para que luego los resultados se vean.

Los amantes del jamón, siempre que sea proveniente de buen cerdo ibérico están de enhorabuena, pues en nuestro país tenemos la suerte de contar con unos magníficos animales que toman productos de la tierra y llevan una vida dedicada a encontrarse en las mejores condiciones, fruto de ello luego se puede probar ese sabor delicioso que solo el jamón ibérico español da.

Todos sabemos la envidia que muchos países tienen a nuestro jamón por su sabor, algo a lo que por ejemplo en Italia no llegan con su “Prosciutto”. Todos recordaremos al mítico ex entrenador de Real Madrid o Milán, Fabio Capello, que cuando volvió a Italia, no dudaba en reconocer, que hacía pedidos de jamón ibérico, lo que habla bien a las claras de la riqueza de su sabor.