Las clínicas dentales, cada ves más demandadas

Durante años, hemos tendido a pensar que, en nuestro país, disponemos de una calidad de vida bastante alta. Es cierto que este asunto ha venido creciendo de manera progresiva desde el final de la dictadura en 1975 pero, si hablamos de realidades actuales, tenemos que reconocer y nos encontramos a bastante distancia de la calidad de vida existe en lugares como Alemania o Escandinavia. En este tipo de países o regiones se vienen caracterizando desde hace años por disponer de una alta calidad de vida por, entre otras, una razón en concreto: la calidad de su sanidad.

En España, siempre hemos considerado que la sanidad tiene una enorme calidad y que es uno de nuestros mejores valores. Y es cierto. Hemos demostrado tener un sistema que ha funcionado durante muchos años y que ha permitido que la esperanza de vida en nuestro país haya crecido de una manera realmente interesante de un tiempo a esta parte. Pero el sistema no es perfecto y presenta un déficit especialmente en lo que tiene que ver con la cobertura pública de la salud dental. Ese ha sido el talón de Aquiles de la sanidad pública española.

Lo que acabamos de comentar que está reconocido por expertos y por toda suerte de medios de comunicación. Uno de los que ha sido más crítico con este tema ha sido el diario El País, que aseguraban una noticia que la cobertura dental era la caries de la sanidad pública española, algo parecido a lo que os hemos transmitido en el párrafo anterior. En líneas generales, lo que se apunta en esa noticia está compartido por la gran mayoría de los españoles. Y es que seguro que, en alguna ocasión, habéis podido comprobar la lentitud con la que funciona este tema en la sanidad pública.

Por esa causa, la salud dental en nuestro país no ha tenido los resultados que esperábamos que tuviera en pleno año 2021. Las clínicas privadas prácticamente no dan abasto, y eso que nuestro país es una de las naciones que dispone de un mayor número de odontólogos por habitante. Sería importante que la sanidad pública echara una mano al trabajo que, día a día, realizan los y las profesionales de todas y cada una de las clínicas dentales que se encuentran en el interior de nuestras fronteras. Pero da la sensación de que, en materia dental, en sector privado va a tener que seguir siendo el que tire del carro.

El portal web Infosalus comentaba en una de sus noticias que hay un total de siete millones de dientes de leche con caries en España. Esto pone de manifiesto uno de los grandes problemas que tiene nuestro país en términos dentales, y es que los niños no terminan de coger el hábito de cepillarse los dientes tres veces al día, cuestión que es básica para intentar mantener bien cuidada nuestra boca de todas las bacterias y gérmenes que la invaden con el paso del tiempo.

En lo que respecta al cuidado de nuestros dientes, hay una tendencia que ya no solo se está extendiendo en nuestro país, sino que ha conseguido consolidarse. Hablamos de acudir a una clínica dental privada para obtener las soluciones ideales para el cuidado de nuestra boca. En este ámbito de la sanidad, son muchas (y cada vez más) las personas que huyen de lo público. Nos lo han contado los trabajadores y trabajadoras de la clínica dental Equipo de la Torre en función de las sensaciones que les han transmitido sus clientes en los últimos años.

Hay mucho trabajo por delante 

Si en algo coinciden las personas que acuden a una clínica privada o las que siguen confiando en lo público para cuidar de sus dientes es en que queda mucho trabajo por delante para hacer de nuestro país una verdadera referencia lo que tiene que ver con el cuidado de la salud dental. El dato que os hemos transmitido más arriba acerca de la caries en los dientes de leche es uno de los mejores indicadores de ello y pone de manifiesto que este asunto merece ser tomado en serio por parte de todas las personas que tengan algo que ver con la odontología en España. Solo de ese modo conseguiremos obtener una mejoría en los datos relativos a esta actividad y sus pacientes.

Al contrario de lo que mucha gente suele pensar, la salud dental es una de las más importantes de nuestro cuerpo. Si una higiene correcta en esta zona de nuestro cuerpo, pueden aparecer dolores de oído o de cabeza, con todas las complicaciones y molestias que eso ocasiona. Por otra parte, huelga decir que, con una boca que no esté sana, nos va a ser completamente imposible disfrutar de un buen abanico de comidas. Es probable que alguna de ellas no la podamos volver a ingerir. Ver limitado uno de los mayores placeres de la vida, que es el comer, debe ser motivo más que suficiente para cuidar de nuestra boca de verdad y dejarnos de medias tintas.

 

Aumenta la celebración de despedidas canceladas a causa del coronavirus

A estas alturas de la película, a nadie le sorprende que digamos que estamos sujetos a todo lo que pase con la pandemia de coronavirus que ya ha cumplido más de un año con nosotros. Nada es igual a cuando, durante los dos primeros meses del año pasado, todavía no nos había afectado una enfermedad que ha terminado siendo la más peligrosa de los últimos 100 años y que todavía, por desgracia, sigue amenazándonos y destruyendo muchas vidas a nuestro alrededor. La verdad es que es difícil asimilar todo lo que ha pasado, pero no nos queda más remedio.

¿Y qué hay del ocio? Estaremos de acuerdo al afirmar que este ha sido uno de los asuntos que más perjudicado ha resultado de todo esto. Los eventos de masas relacionados con la música, con el deporte, con la cultura… se han suspendido y han obligado a mucha gente a seguirlos, si es que existían, desde casa. Desde luego, esto nos ha jugado una mala pasada sobre todo en lo que tiene que ver con nuestro estado anímico. Pero esperamos que, poco a poco, podamos volver a recuperar todo lo que hemos perdido en estos meses tan duros para todos y todas.

Imaginaos todo lo que ha supuesto para una pareja que iba a casarse el hecho de que una pandemia haya afectado a todo el mundo. Seguro que tenéis un caso cercano, si es que no sois vosotros mismos los que habéis sufrido en vuestras carnes este tema. Ni que decir tiene que la suspensión ha provocado que se haya perdido dinero puesto que el restaurante, los trajes, los vestidos y los diferentes microeventos convocados para la celebración no pudieron lucirse de ninguna de las maneras. La verdad es que estamos hablando de una situación que puede provocar desdicha incluso a las personas más duras.

Un pequeño reportaje de la revista Vogue pone voz a alguna de las novias que habían sufrido en sus propias carnes una situación como de la que venimos hablando. Si algo hay común a todas ellas, es ese desánimo que se produjo en el momento en el que se ordenó el confinamiento domiciliario. Eso sí, todas ellas estaban comprometidas con la necesidad de quedarse en casa para luchar contra la pandemia, algo que, en su día, dio efecto para luchar contra la primera ola. La boda ya se celebraría más adelante.

Una noticia publicada en la página web de RTVE el 13 de marzo del año pasado indicaba que todas las bodas de las dos semanas siguientes se habían suspendido. La realidad, al final, fue bien distinta porque se suspendieron todas las bodas de marzo, de abril y de mayo. En junio, con el fin del Estado de Alarma, empezó a revitalizarse el sector, pero hemos vuelto a sufrir todo tipo de restricciones y malas noticias, así que estamos en un momento realmente complicado todavía para todo lo que está relacionado con las bodas en nuestro país.

¡Vamos a ser optimistas!

El coronavirus terminará convirtiéndose en algo con poco peligro para el ser humano en cuanto la vacuna llegue a todas las personas que conforman nuestra sociedad. Por eso, podemos empezar a pensar en recuperar nuestra vida anterior y retomar todos los tipos de ocio. Los profesionales de Hot Despedidas lo saben bien. Nos han comentado que las personas que quedaron pendientes de celebrar una despedida de soltero o soltera en Alicante tienen previsto celebrarla en cuanto sea posible y que la cancelación definitiva no pasa por su cabeza ni siquiera como una opción secundaria. La verdad es que siempre es alegre encontrarse con personas que desean mantener el optimismo por encima de todo.

Está claro que necesitamos seguir siendo responsables con la situación que todavía tenemos sobre nuestros hombros. Pero estamos seguros de que, más pronto que tarde, vamos a conseguir superar esta adversidad y volver a hacer la vida que teníamos hasta hace no mucho. Será la mejor manera de demostrarle al mundo de que, a pesar de todos los golpes recibidos, el ser humano siempre se recupera y está a prueba de bombas. Hace falta recuperar la alegría y la fuerza que nos han sido arrebatadas.

Por otro lado, está claro que, con la recuperación del ocio, se producirá una recuperación de la economía. Es algo que siempre ha funcionado así y que, en un país como lo es España, es si cabe más importante que en cualquier otra nación. En nuestra tierra le hemos dado mucha importancia al ocio con el paso de los años y una parte importante de nuestro gasto coge ese sendero. Por eso, hemos sufrido unas consecuencias económicas terribles como consecuencia de la propagación del virus. Es hora, desde luego, de darle la vuelta a la situación.

El disfraz, un elemento de utilidad para potenciar el ocio familiar en tiempos de pandemia

El ocio es, hoy más que nunca, la salvaguarda de muchas personas para hacer frente al día a día tan crudo al que nos tenemos que enfrentar. Desde luego, es evidente que trabajar en los tiempos que corren es un verdadero suplicio dada la incertidumbre que provoca la pandemia del coronavirus. Y, por otro lado, la cantidad de tiempo que pasamos en el hogar también nos puede llegar a agobiar. Teniendo en cuenta estas dos cosas, es evidente que el ocio juega un papel fundamental a la hora de conseguir algo de felicidad y de esperanza en nuestra vida. 

Hay muchas maneras de disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Durante la primera oleada de la pandemia, se hizo especialmente necesario disponer de los mejores catálogos de series para matar el tiempo. De hecho, en Netflix, HBO o Movistar Plus sabían que esta era una muy buena oportunidad para intentar conquistar a una cantidad mayor de público. Leer un libro también fue una opción de las que más se barajaron. Pero, según han ido pasando las semanas y los meses, se ha hecho evidente que necesitamos más maneras de disfrutar de nuestro tiempo libre. 

Ha sido gracias a ello como un elemento como lo es el disfraz ha ido ganando terreno, sobre todo en lo que tiene que ver con las familias con niños y niñas pequeñas. La suspensión de las clases en el mes de marzo obligó a muchos adultos a educar a sus hijos e hijas de una manera diferente a la habitual. Y son muchas las personas que, encontrándose en esta tesitura, han visto en el disfraz la mejor de las maneras para que los más pequeños adquieran un valor como la empatía, fundamental para su educación. Eso, desde luego, es clave a la hora de desarrollarse como persona. 

El confinamiento y las restricciones nos están obligando a cambiar muchas de nuestras maneras de ocio. Los españoles, que somos muy de salir y disfrutar de nuestra gente en entornos como los bares o restaurantes, nos hemos visto obligados a pasar más tiempo que nunca en nuestros domicilios por razones obvias. Y hemos visto en la posibilidad de disfrazarnos una manera de hacer más alegres y realmente aprovechables esos momentos, en especial entre familias que cuentan con niños y niñas pequeñas. Esto nos ha sido confirmado por parte de los profesionales de La Casa de los Disfraces, que nos han asegurado que las ventas de dicha entidad aumentaron casi un 200% entre los meses de marzo y diciembre en comparación al mismo periodo del año 2019.  

No cabe duda de que es realmente interesante apostar por este tipo de actividades para los niños. Una de las cuestiones que los maestros y maestras apuntan como imprescindible en la educación de los menores es que se desarrollen valores como la empatía, de la que ya os hemos hablado. Y ya hemos visto que esa es una de las cuestiones que se ven beneficiadas una vez que los más pequeños y pequeñas se disfrazan y salen de su visión habitual de la vida. 

Es evidente que disfrazarse no solo aporta ese tipo de asuntos. Es importante que los niños sean capaces de evadirse, en la medida de lo posible, de la situación que estamos padeciendo en los meses que vivimos. Que tengan la posibilidad de jugar es una de las maneras más eficientes de conseguirlo y hacer que tengan esa opción, que es importante sobre todo para que no tengan ningún problema relacionado con la depresión, el estrés o la ansiedad que provoca la pandemia que estamos sufriendo desde hace casi un año. 

Una actividad también recomendada para los mayores 

Ni que decir tiene que un asunto como el de disfrazarse también puede resultar de una tremenda utilidad para todas aquellas personas que han superado la infancia y la adolescencia. No cabe la menor duda de que hay que buscar todas las opciones que nos resulten viables para intentar conseguir que se recupere una relativa normalidad que nos permita sonreír y ser felices, al menos en parte. Desde luego, es clave que tengamos esa posibilidad. Puede ser la diferencia entre la felicidad y la desazón más absoluta. 

Hay que capear el temporal de la manera en que nos sea mejor. Sabemos que no es fácil en los momentos en los que nos encontramos, pero no cabe duda de que es posible y que mucha gente lo ha conseguido desde el principio de la pandemia. Existe un camino que funciona para tratar de conquistar la felicidad y, desde luego, ese camino pasa por disfrazarse. Para ello, no hace falta que sea Halloween ni Carnaval. Basta con buscarse cualquier excusa para ello. Seguro que no nos vamos a arrepentir lo más mínimo de ello.

Crece la apuesta por el deporte como medio para disfrutar de nuestro tiempo de ocio

La rutina que implica tener que madrugar para acudir a nuestro puesto de trabajo día a día es algo que nos cansa y mucho. Pasamos la semana esperando que llegue el viernes para poder descansar durante el fin de semana (el que pueda, claro). Y la verdad es que nos agota tanto física como mentalmente una situación como de la que estamos hablando. Asumámoslo: la inmensa mayoría de los seres humanos odia su trabajo, así que lo único que desea es salir de su oficina o de su tienda cuando llega la hora para poder practicar sus actividades de ocio preferidas.

No pasa nada por reconocerlo. Es lo más lógico que así sea. El trabajo, a más de la mayoría de las personas, nos proporciona ansiedad, estrés y hasta incluso depresión. Es precisamente por eso por lo que tenemos que saber acertar con el tipo de actividades que solemos hacer cuando, al fin, disponemos de algo de tiempo libre. No acertar con estas actividades no hará sino acrecentar todos los problemas que ya estemos arrastrando a causa del trabajo. Por eso, antes de empezar con un nuevo hobby, nos conviene sentarnos y pensar qué beneficios nos puede aportar y si existe alguna desventaja.

Hay un artículo muy interesante publicado en Comarcal CV que establece cuáles son los hábitos de ocio preferidos entre los ciudadanos y ciudadanas españolas. En él, se mencionan cinco actividades, que son las que os comentamos a continuación:

  • Ir a pasear es una actividad que, a causa de su 71% de incidencia entre la población, es la preferida entre los españoles.
  • Ver la televisión es la segunda de ellas. Podíamos deducir que iba a estar entre las más demandadas.
  • Escuchar música y leer, actividades bastante más sanas, cierran el podio.
  • Navegar por Internet, un hábito muy extendido sobre todo en personas menores de 60 años, se lleva la cuarta posición.
  • Ir de excursión se lleva la quinta plaza.

Después de mencionar esas cinco actividades, el artículo hace referencia a una sexta, que es de la que os vamos a hablar de aquí hasta el final de nuestro escrito. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del deporte.

Siempre se ha considerado que, en un país como el nuestro, hemos sido más vagos y vagas a la hora de practicar deporte y que ese era uno de los motivos, además de una mala alimentación, por los cuales existe un problema de calado como la obesidad entre nuestros ciudadanos y ciudadanas. Lo cierto es que esto está empezando a cambiar. Y lo pone en evidencia una noticia publicada en la página web del diario Expansión, donde se indica que el 48% de nuestros compatriotas realiza ejercicio de una manera frecuente, un porcentaje que ha subido un 7% con respecto a los datos que se manejaban en el año 2018. Se trata, sin lugar a dudas, de una de las mejores noticias que nos podían dar.

Que los españoles y las españolas estamos acostumbrándonos a la realización habitual de ejercicio físico no es algo que solo los medios de comunicación afirmen, sino que es un asunto del que también vienen hablando las tiendas especializadas en la venta de ropa deportiva. Hemos querido hablar con los dirigentes de Marians Sport y nos han confirmado esta tesitura. Nos ponen un ejemplo y es el de la venta de camisetas de fútbol, que ha crecido de una manera exponencial durante este último verano y que hace que el sector al completo mire al futuro con cierto optimismo. ¡No es para menos!

Una actividad ideal para todas las edades

Lo mejor del deporte es que se trata de una actividad que prácticamente todo el mundo puede realizar. Los niños y los jóvenes son, quizá, el grupo más interesado en este tipo de prácticas, pero los adultos y también los ancianos, dependiendo de sus características y siempre con sumo cuidado, pueden aprovecharse de los beneficios de algunas actividades físicas. De hecho, y como muestra de que todo es posible, cada día son más las personas que, a pesar de sufrir algún tipo de discapacidad, se muestran dispuestas a practicar un deporte.

Esperamos que esta fiebre por el deporte siga creciendo en nuestro país. Somos una nación que vive el deporte de una manera muy pasional. Nos encanta el fútbol, el baloncesto, el balonmano, el tenis… En todas esas disciplinas hemos visto triunfar a personas de nuestro país. Y esa es una de las mejores maneras de engancharse al deporte, pero ya no solo desde la televisión, sino desde un punto de vista físico. Los expertos en disciplinas deportivas diversas y los propios médicos lo recomiendan. ¿Y quienes somos nosotros para no escuchar sus recomendaciones? ¡Nosotros nos apuntamos a la práctica deportiva!