5 claves para mudarse con un gato

Mudarse es un proceso estresante para todos, ya que hay que meter toda una vida en maletas y cajas y trasladarlas a un nuevo hogar. Pero este proceso es todavía más complicado si se tienen animales. En función del animal de compañía hay unas acciones clave que pueden ayudar a llevar mejor la mudanza. Por eso en este artículo nos vamos a centrar en los felinos. Te vamos a contar 5 claves que te serán de gran ayuda para mudarte con tu gato.

Mudarse es un proceso estresante para todos, ya que hay que meter toda una vida en maletas y cajas y trasladarlas a un nuevo hogar. Pero este proceso es todavía más complicado si se tienen animales. En función del animal de compañía hay unas acciones clave que pueden ayudar a llevar mejor la mudanza. Por eso en este artículo nos vamos a centrar en los felinos. Te vamos a contar 5 claves que te serán de gran ayuda para mudarte con tu gato.

1. Mantén a tu mascota alejada del estrés

Cualquier mudanza está cargada de estrés, tanto antes como durante y después del traslado. Y es que antes de la mudanza hay que meter todo en cajas, maletas o bolsas para poder trasladarlas a la nueva vivienda. Pero después hay que organizar todo en el nuevo hogar y guardar cada artículo en su sitio.

En definitiva, es un proceso bastante estresante para los humanos, pero que también puede afectar a los animales. Así que intenta mantener a tu mascota alejada. Puedes hacer que tu mascota se quede en la zona más tranquila o donde ya has terminado de despejar todo.

2. Saca tiempo para tu gato

A todos los gastos les gusta tener la atención de su dueño y recibir alguna dosis de mimos diaria. Por eso a pesar de que te encuentres en medio de una mudanza debes de sacar algo de tiempo para tu gato. Tras la jornada intenta disfrutar de un momento tranquilo con tu mascota. Además, a ti también te vendrá bien.

Por supuesto, si tu gato se ha portado bien durante la mudanza intenta premiar su comportamiento de manera positiva. Esto especialmente durante el traslado o transporte. Porque lo más normal es que tengas que meter a tu mascota en un trasportín.

3. Si te mudas al extranjero apuesta por el avión

Todas las mudanzas no son iguales. Lo más normal es hacerlas por carretera porque el nuevo destino se encuentra en la misma ciudad o zona. Sin embargo, también hay mudanzas a ciudades que se encuentran a cientos de kilómetros o en otros países. En ese caso, es recomendable optar por el avión porque es la opción más rápida y segura para tu felino.

“Llevamos muchos años trabajando en transporte de mascotas por avión y podemos decir que están más nerviosos los dueños que los animales. Y es que las mascotas, una vez que entran en las instalaciones de la compañía aérea son llevadas a una zona del aeropuerto habilitada para animales. En esta área hay veterinarios y personal especializado que garantizan la seguridad de los animales. Además, ahí las mascotas asumen su situación y se quedan tranquilas”, explican desde Animales por avión, una empresa del Grupo Star Cargo especializada en el transporte aéreo de mascotas.

4. Deja a tu gato explorar el nuevo hogar

Un truco para que tu gato se adapte mejor al nuevo hogar es que le dejes un tiempo para explorar la nueva vivienda. Los felinos suelen ser animales bastante territoriales, por lo que debe conocer el espacio para poder adaptarse mejor al cambio.

Una vez que ya haya descubierto la nueva vivienda no es de extrañar que se sienta un poco fuera de lugar. Pero seguro que con el paso de los días va haciendo suya la vivienda y encontrando sus rincones favoritos. Para ayudarle en este proceso debes darle mucho amor y recordarle que sigues a su lado. Y también es recomendable el siguiente truco.

5. Prepara un lugar seguro para tu animal

Y la última clave que te será de ayuda a la hora de mudarte con tu mascota es que en la nueva vivienda debes preparar un lugar seguro para tu gato. Es decir, si le has dejado un tiempo para explorar la vivienda seguro que tu gato ya ha encontrado una zona en la que ves que se siente seguro. Pues ahí te recomendamos que le pongas su cuenco de comida, el bol con agua y algunos juguetes. Así, si en esa zona ya se sentía a gusto la hará suya y el proceso de adaptación al nuevo espacio será más llevadero.

Esperamos que estas 5 claves os sean de ayuda a la hora de afrontar una mudanza con un gato. Sin embargo, os debéis preparar mentalmente para el proceso y asumir que a pesar de que esté todo preparado pueden surgir inconvenientes y problemas. Porque son habituales en cualquier mudanza. Así que ten mucha paciencia porque la vas a necesitar.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Cambia la mentalidad de los españoles en lo que respecta a su hogar

Siempre que pensamos en la comodidad de un hogar, tenemos varias cosas en mente. Una de ellas, como seguramente ocurrirá…

Pintura o papel pintado: ventajas e inconvenientes

Cuando se va a decorar una habitación uno de los primeros pasos es elegir cómo van a ser las paredes.…

Trucos para ordenar las herramientas del jardín

Cuando tenemos jardines espaciosos o un muy pequeños, siempre se nos presentan dos dificultades: la primera es que al tener…